Pedro Sánchez propone una reforma urgente para acabar con los aforamientos

Mundo ethos

Pedro Sánchez propone una reforma urgente para acabar con los aforamientos
Foto: Emilio Naranjo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha propuesto este lunes reformar la Constitución para acabar cuanto antes con los aforamientos de los cargos públicos. Esta reforma, podría estar lista «en sólo 60 días», ha anunciado Sánchez en un acto celebrado este lunes en Casa América en el que ha hecho balance de los 100 primeros días de su gestión al frente del Ejecutivo socialista y que ha contado con la presencia de los miembros del Gobierno, salvo la ministra de Defensa Margarita Robles, y la de Transición Ecológica, Teresa Ribera, además de destacados representantes del mundo empresarial, la cultura, la ciencia y ONG. Porque es a la «sociedad civil» a la que ha apelado el dirigente socialista para buscar el apoyo que el Gobierno para las reformas que se ha marcado como objetivo.»La moción lanza un mensaje: España es reformable desde sus instituciones y siempre desde el marco constitucional», ha enfatizado Sánchez, que ha remarcado que «los ciudadanos deben volver a creer en la política«.

El presidente, que ha apelado a la «altura de miras» de los grupos parlamentarios para que apoyen su propuesta sobre los aforamientos, ha insistido en que la supresión de éstos supondrá «seguir avanzando en la senda de la ejemplaridad» que demanda en la actualidad la sociedad española.

En este sentido, el político socialista ha reivindicado que ese espíritu de ejemplaridad ha caracterizado a su Gobierno desde el primero momento, así como la presentación de su moción de censura contra Mariano Rajoy.

El Gobierno quiere llevar al Consejo de Ministros del próximo viernes la propuesta que trasladará a los grupos parlamentarios, y solicitará al Consejo de Estado y al Consejo General del Poder Judicial sendos informes preceptivos al respecto, según ha explicado la vicepresidenta y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, en declaraciones realizadas a los periodistas al acabar la intervención de Sánchez. La supresión de los aforamientos afectará, en principio, sólo a los cargos públicos que recoge la Constitución, es decir, al presidente del Gobierno, los ministros, así como diputados y senadores.

Al no afectar a derechos fundamentales ni a la Corona, la reforma que propone Sánchez no requiere una disolución de las Cortes y la consiguiente celebración de elecciones generales. Sin embargo, cualquier reforma que afecte a la Carta Magna requiere la mayoría de tres quintos en el Congreso y en el Senado y, por tanto, necesita el apoyo del PP en la Cámara alta donde tiene mayoría absoluta.

Al acto, Sánchez ha saludado a los presentes, estrechando manos y haciéndose fotos  – con ‘los Javis‘, por ejemplo – al igual que los ministros que también departían con los empresarios, como Florentino Pérez o José Ignacio Sánchez Galán, actores como Álvaro de Luna, directores de periódicos como Pedro J.Ramírez, y representantes de ONG como el padre Ángel u Óscar Camps de Proactiva Open Arms, entre otros muchos.

Poco después de su intervención, Podemos se ha pronunciado a favor de la propuesta de Sánchez, pero ha defendido que la reforma «debe ir más allá» y abordar también otros cambios como la «inviolabilidad del rey, el blindaje de los derechos sociales o la cuestión territorial». Así lo ha asegurado la coportavoz de la formación morada, Noelia Vera.

Vera ha afirmado que «la Constitución tiene que adaptarse a los tiempos que vivimos» y ha avisado de que si se toca la Carta Magna habrá que debatir también el blindaje de los derechos sociales como la sanidad, la vivienda y la educación o el motivo que impide que el rey emérito pueda ser juzgado igual que el resto de los ciudadanos.

Ciudadanos también ha recibido con agrado la propuesta de Sánchez de reformar de la Constitución para suprimir los aforamientos. Así lo ha transmitido el portavoz de la formación naranja José Manuel Villegas ante los medios: «Nos parece una buena noticia, nosotros lo hemos propuesto muchas veces».

El presidente de la formación naranja, Albert Rivera, se ha mostrado particularmente satisfecho. «No les puedo esconder mi satisfacción, después de 40 años, los privilegios de los políticos y la justicia se van a acabar», ha declarado en el Congreso a los periodistas.

Balance de los 100 primeros días

En el acto, el presidente del Gobierno ha hablado sobre la política del Gobierno en materia de educación, inmigración, economía y salud, así como otros sectores. En materia económica y los últimos datos preocupantes, Sánchez ha asegurado que «las bases de este proyecto son sólidas, como lo es nuestra economía», y ha enfatizado:  «¿Qué país queremos ser? Yo me imagino una España en 2030 que esté más comprometida con la justicia social«.

En referencia a la justicia social, Sánchez ha asegurado también que «no podemos renunciar es a la igualdad de oportunidades, de género y a paliar los efectos del cambio climático».

«Quiero apelar a la sociedad civil. Esa es la auténtica razón de la convocatoria de hoy. A todos nos une el anhelo de ganar una década tras perder una década», ha sentenciado el presidente del Gobierno.

Al acto han acudido todos los ministros, salvo la titular de Defensa, Margarita Robles, que tenía otro acto, y afectada por la polémica en torno a un acuerdo comercial para vender bombas a Arabia Saudí que, en un primer momento, Defensa paralizó y que Sánchez ordenó seguir adelante con él. La ministra Portavoz, Isabel Celaá justificaba así la decisión del Gobierno: “El Gobierno sabe lo que está vendiendo, son láser de alta precisión y, por lo tanto, si son de alta precisión no se van a equivocar matando yemeníes», dijo el pasado viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

En estos cien primeros días de Gobierno socialista, ha habido más rectificaciones, además de polémicas como la más reciente que han afectado al propio Sánchez y su tesis doctoral.

Tampoco a asistido al multitudinario acto en Casa América la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, también por problemas de agenda.