La última película de Kevin Spacey fracasa al recaudar tan solo 126 dólares

Cultura

La última película de Kevin Spacey fracasa al recaudar tan solo 126 dólares
Foto: Vince Bucci

La última película de Kevin Spacey, Billionaire Boys Club, ha fracasado en las taquillas estadounidenses al recaudar tan solo 126 dólares en su noche de estreno en 10 salas de cine, según informa The Guardian.

El actor está siendo investigado por la Policía Metropolitana en Londres por seis del total de pesquisas contra él en Reino Unido, cinco de ellas por asalto sexual y una por asalto. Además, el año pasado fue acusado de agresión sexual por 30 hombres, lo que le hizo perder su papel en la serie de Netflix House of Cards, así como en la película All the Money in the World en la que fue sustituido por Christopher Plummer que volvió a grabar las escenas ya rodadas

A pesar de que entre el reparto se encontraban Ansel Elgort y Taron Egertonthe y que desde mediados de julio la película estaba disponible en VOD (vídeo bajo demanda), el film apenas ha tenido recaudación en taquilla. Según ha indicado The Hollywood Reporter (THR), Billionaire Boys Club ha sido el peor estreno de una película ya que la suma total de la recaudación equivale a menos de 2 entradas vendidas por sala de cine, siendo el precio medio de cada entrada 9 dólares.

A pesar de las dudas que hubo acerca del futuro de esta película, la distribuidora Vertical Entertainment anunció que seguirían adelante con el estreno y pedía a la audiencia apoyar la película para no perjudicar al resto del elenco y equipo de producción por el pequeño papel que Spacey interpretaba: «Esperamos que estas alarmantes denuncias a uno de los actores –que no eran conocidas cuando la película se rodó hace casi dos años y medio– que tiene un rol pequeño en la película no perjudique el estreno de la película».

Los expertos predicen que el filme tendrá problemas incluso para llegar a recaudar 1.000 doláres en su primer fin de semana en las pantallas ya que no ha sido estrenada en los cines de Los Ángeles o Nueva York. Esto contrasta con Baby Driver, otra de las películas de Spacey, estrenada en 2017 y que recaudó más de 20 millones de dólares durante la primera semana.