Un profesor halla en Salamanca la primera obra de Shakespeare que llegó España

Por: The Objective | Agencias

Cultura
Un profesor halla en Salamanca la primera obra de Shakespeare que llegó España
Foto: Kirsty Wigglesworth| AP Images

El profesor de la Universidad de Barcelona (UB) John Stone, de la Facultad de Filología y Comunicación, afirma haber encontrado en Salamanca el primer ejemplar de una obra de William Shakespeare en llegar a España.

En contexto: la UB ha informado de que el hallazgo se produjo mientras Stone trabajaba en una investigación sobre filosofía y economía del siglo XVIII en el Real Colegio de los Escoceses de Salamanca. Fue entre libros antiguos donde encontró una impresión de 1634 de la tragicomedia The two noble kinsmen (Los dos nobles caballeros), escrita a cuatro manos con John Fletcher y considerada la última obra de Shakespeare.

«Lo más probable es que llegaran, o bien como parte de la biblioteca personal de algún alumno, o bien a petición del primer rector del Real Colegio de los Escoceses, Hugh Semple, amigo de Lope de Vega y que tenía más obras de teatro en su biblioteca particular», ha explicado Stone. Según publica el propio investigador en un artículo en Notes and Queries, la hipótesis más plausible es que las obras fueran adquiridas alrededor del 1635 por algún viajero inglés o escocés que, antes de dejar su país, quisiera llevarse algunos textos teatrales publicados en aquella época en las Islas Británicas.

El único ejemplar que podría disputarle al hallazgo de Stone y ser la primera obra de Shakespeare en España es un volumen localizado en el Real Colegio de San Albano (Valladolid), que actualmente se conserva en la Folger Shakespeare Library de Washington. Sin embargo, el propio Stone ha defendido que este ejemplar habría llegado a España entre 1641 y 1651, según el criterio de varios estudiosos.

Por tanto, si la obra encontrada por Stone llegó antes de 1640, sería efectivamente el primer impreso de Shakespeare que habría circulado en España.

Los datos históricos permiten reconstruir este recorrido: las obras fueron de la sede original de Madrid al edificio del Colegio de los Irlandeses de Alcalá de Henares, donde permanecieron de 1767 al 1770; después, a la sede del Real Colegio de los Escoceses de Valladolid (1770-1985), y, finalmente, al Real Colegio de los Escoceses de Salamanca, donde han sido descubiertas ahora.