Robles lleva a la Fiscalía un chat de exmilitares donde se plantea fusilar a 26 millones de españoles

Por: The Objective | Agencias

Política y conflictos
Robles lleva a la Fiscalía un chat de exmilitares donde se plantea fusilar a 26 millones de españoles
Foto: J.J Guillén| EFE

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha llevado a la Fiscalía la información publicada de un chat de exmilitares de la XIX promoción de la Academia del Aire en el que uno de sus participantes se refiere al fusilamiento de 26 millones de españoles. Se trata, según la ministra, de unos hechos que «repugnan al respeto debido en una sociedad democrática» y podrían ser delictivos. »

En contexto: Infolibre publicó este miércoles dicho chat, en el que el general retirado Francisco Beca escribió supuestamente que se quedaría corto fusilando a 26 millones de «hijos de puta» y llamó «irrepetible» a Franco. En ese foro de exmilitares, según el diario, se reprodujo además un audio del líder de Vox, Santiago Abascal, saludando a sus miembros. Ayer este partido se desvinculó de este chat afirmando que se trata de una conversación que le es «completamente» ajena, pero no condenó su contenido.

En el escrito, la ministra presenta los la información publicada en Infolibre ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid «por si los hechos en ella reflejados fueran constitutivos de delito, cometido por personas que además pudieran atribuirse la condición de militares en activo, sin serlo», reza el escrito remitido al ministerio público.

La ministra acompaña su escrito con la información sobre los exmilitares publicada por el diario para que investigue «su eventual relevancia penal, en defensa de la legalidad» y para «salvaguardar la honorabilidad y la pública estimación de las Fuerzas Armadas y de los hombres y mujeres que las integran». «Su conducta ejemplar nada tiene que ver con manifestaciones que repugnan al respeto debido en una sociedad democrática, pluralista y basada en la libertad política e ideológica», añade Robles sobre los miembros de las Fuerzas Armadas.

Según expone en el escrito, los militares «no deben ver perjudicada su estimación pública, ganada con su constante entrega a su deber, a la sociedad española y, en este tiempo, a quienes sufren más gravemente las consecuencias de la pandemia, por actuaciones que les son totalmente ajenas y que podrían merecer además un reproche penal».