Pedro Sánchez no comparecerá en el Senado para aclarar su tesis doctoral

Futuro

Pedro Sánchez no comparecerá en el Senado para aclarar su tesis doctoral
Foto: SERGIO PEREZ| Reuters

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no comparecerá el próximo día 23 de octubre en el Senado para aclarar las «dudas» que el PP ve en su tesis doctoral, a pesar de que dicha comparecencia había sido acordada por la mayoría absoluta del grupo popular en la Cámara Alta.

Así lo ha comunicado este martes el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, en la reunión de la Junta de Portavoces del Senado, quien ha argumentado la falta de precedentes y de previsión reglamentaria para este tipo de comparecencias específicas del jefe del Ejecutivo.

El portavoz socialista, Ander Gil, ha respaldado la negativa del Gobierno a la comparecencia de Sánchez, que ha justificado también por esa ausencia de precedentes y la falta de «amparo» reglamentario y ha arremetido contra el PP, al que ha acusado de «manosear» la institución y de usarla para «vengarse» de la moción de censura que ganó Pedro Sánchez.

Gil ha recordado que Mariano Rajoy no compareció ni una sola vez en el Senado en los siete años en que fue presidente, y ha ratificado que el jefe del Gobierno está dispuesto a acudir al pleno de la Cámara Alta para hablar, a petición propia, de política general, como ya hizo en su día José Luis Rodríguez Zapatero, pero no ha dado fechas.

El portavoz socialista ha dicho también que al PP le dura todavía «el pataleo» por haber pedido la moción de censura y ha enfatizado: «Ya está bien de pataleo, de manosear las instituciones, de menoscabar la democracia en este país». Eso sí, ha anunciado que el presidente seguirá compareciendo en las sesiones de control al Gobierno de los martes y mantiene su voluntad de hacerlo en una sesión plenaria «para tratar de los asuntos que sí preocupan a los ciudadanos», mediante un análisis de las líneas generales de su política.

Gil ha admitido que por este asunto se puede crear un «conflicto institucional sin precedentes» entre el Gobierno y el Senado, pero en todo caso lo ha achacado al PP, al que culpa de crear problemas «de manera intencionada» provocando «inestabilidad institucional».

por su parte, el presidente del Senado, Pío García-Escudero, requerirá formalmente al presidente del Gobierno para que comparezca en la Cámara Alta para aclarar su tesis doctoral, al asumir el acuerdo mayoritario al que en su día llegó la Junta de Portavoces para que acuda al pleno por este motivo. Así lo ha explicado el vicepresidente del Senado, Pedro Sanz, quien ha apuntado en rueda de prensa que la negativa del presidente a comparecer «podría calificarse, con todo el respeto, como una posición de rebeldía».

Por ello, ha señalado al término de la reunión de la Mesa de la Cámara, que primero García-Escudero le instará formalmente a cumplir el acuerdo de la Junta de Portavoces y después se verá «si se declara en rebeldía o qué es lo que ocurre».

El PP y Podemos responden

La portavoz adjunta de Unidos Podemos, Maribel Mora, cuyo grupo sí apoyaba la comparecencia de Sánchez, ha mostrado su extrañeza por la negativa del Ejecutivo, máxime cuando, según ha recordado, el artículo 110 de la Constitución establece que las Cámaras pueden requerir la presencia del Gobierno en el ejercicio de su función de control.

Por ello, entiende que la «excusa» invocada por el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes «no tiene ningún sentido». Eso sí, Mora también ha reprochado al PP el «cinismo» absoluto de su actitud, porque se queja de que Pedro Sánchez no acuda a la Cámara Alta cuando «durante años» mientras gobernaba, impedía que lo hicieran los miembros de su Gobierno.

por su parte, el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, ya ha anunciado que si Sánchez no acude a la Cámara alta a dar explicaciones propondrán una comisión de investigación, de manera que la negativa de Sánchez tendría «consecuencias penales».

Cosidó ha considerado una «verdadera vergüenza democrática» la negativa del presidente y ha asegurado que sí hay precedentes de comparecencias específicas de otros jefes del Ejecutivo, como hizo Mariano Rajoy en julio de 2013 por la financiación del Partido Popular.

«¿Qué tiene que ocultar el doctor Sánchez para hacer esta clara vulneración de la Constitución y faltar a esta obligación?», se ha preguntado Cosidó, quien ha recordado que el propio jefe del Ejecutivo dijo en su día que no tenía inconveniente alguno en comparecer ante el Senado.