La revista 'Science' felicita a España por la creación del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades

Futuro

La revista 'Science' felicita a España por la creación del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades
Foto: Chema Moya

La revista estadounidense Science dedica el editorial de su último número a la política científica española. El texto, titulado «Buenas noticias de España«,  señala que la creación del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades es un «primer paso alentador» para tratar de impulsar una «ciencia languidecida». Este artículo lo firma la astrofísica española Amaya Moro-Martín, quien actualmente trabaja en el Space Telescope Science Institute de Baltimore, en EEUU, y comienza diciendo que el mes de junio «finalmente trajo buenas noticias» para la ciencia española.

Para esta científica, el nombramiento de Pedro Duque al frente del Ministerio de Ciencia con suerte pondrá el I+D de nuevo en la agenda política, después de dos legislaturas en las que «la ciencia languideció» bajo el Ministerio de Economía. La autora señala en el editorial que aunque el ministro se enfrentará a «retos extraordinarios» para poder aumentar el presupuesto, dada su posición minoritaria dentro del partido, «la creación de este nuevo Ministerio reconoce la importancia básica de la investigación«, ya que «la inversión pública en desarrollo atrae inversión privada».

 

Moro-Martín lamenta que durante los últimos años España ha sufrido un gasto insuficiente en I+D. En 2016, la partida en I+D tan solo representaba un 1,2% dentro del PIB, frente al 2% de los países de la Unión Europea. Durante ese año de declive, la mayoría de instituciones públicas estuvieron, según señala la astrofísica, «al borde de la quiebra«, y pone algunos ejemplos como el Consejo Superior de Investigaciones (CSIC) o el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y tecnológicas (CIEMAT).

La científica también reivindica la precarización del trabajo de los científicos españoles y señala que desde 2010 a 2014, «España ha perdido 27.358 científicos«, y añade: «Si se hubieran mantenido los niveles de inversión del año 2009, se habrían creado alrededor de 61.940 puestos de trabajo». Además, se queja de que muchos proyectos de investigación fueron paralizados por los nuevos procesos burocráticos.

Aunque el nuevo Gobierno necesita invertir más en I+D, Moro-Martín admite que hay medidas que pueden ser implementadas de forma más rápida y que «tan sólo requieren de esfuerzo político más que de financiación». Algunas de las medidas que propone en su texto son: poner fin a los procesos burocráticos impuestos por el anterior Ministro de Hacienda en todas las actividades de investigación y «que paralizaron el sistema, gastar toda la partida dispuesta en I+D (sólo un 50% de la misma ha sido gastada), o terminar con las limitaciones en las renovaciones de contratos».

 

Moro-Martín termina el editorial de forma categórica: «El Gobierno anterior comprometió el futuro de España» ocasionando un déficit de innovación y ciencia; «España no puede seguir atrapada en este modelo económico fallido», apunta.