La NASA recoge muestras de un asteroide que 'explica' el origen de nuestro mundo

Futuro

La NASA recoge muestras de un asteroide que 'explica' el origen de nuestro mundo
Foto: | AP/NASA

Cuatro años después de su lanzamiento, la sonda estadounidense Osiris-Rex ha conseguido entrar en contacto con el asteroide Bennu para intentar recolectar unas decenas de gramos de polvo, una operación de alta precisión a 330 millones de kilómetros de la Tierra. Es la primera vez que la NASA logra que una de sus sondas toque tierra en un asteroide. Las muestras regresarán a la Tierra en 2023, con un aterrizaje planificado en el desierto de Utah, Estados Unidos. Con ese material, los laboratorios podrán llevar a cabo análisis mucho más potentes de sus características físicas y químicas. No todas las muestras serán analizadas de inmediato pues aún se están estudiando —más de medio siglo después— las traídas de la Luna por los astronautas del Apolo 11.

Por qué te lo contamos: con la muestra que se obtenga se intentará descifrar los componentes originales del sistema solar. El origen de nuestro mundo. 

La NASA no sabrá hasta los próximos días si la recogida ha sido exitosa y si la muestra es suficiente para devolver la sonda a la Tierra. En caso contrario, se haría un segundo intento en enero de 2021. Bennu no es el asteroide liso, cubierto por una «playa» inofensiva de arena fina, que esperaba la agencia espacial. Aún así, el asteroide ha sido elegido por su proximidad y antigüedad. Los científicos calculan que se formó en los primeros 10 millones de años de la historia del sistema solar, hace unos 4.500 millones de años. «Ofrece a los científicos una ventana al sistema solar primitivo, ya que empezó a tomar forma por primera vez hace miles de millones de años y arroja ingredientes que podrían haber ayudado a sembrar la vida en la Tierra», ha precisado la NASA.

«Esta ha sido una hazaña increíble», ha señalado el administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, Thomas Zurbuchen. «Un pedazo de roca primordial que ha sido testigo de toda la historia de nuestro sistema solar puede estar ahora listo para volver a casa para generaciones de descubrimientos científicos. Estamos ansiosos por ver qué viene después», ha añadido.