Steve Bannon, detenido por defraudar a donantes en una campaña para el muro de Trump

Política y conflictos

Steve Bannon, detenido por defraudar a donantes en una campaña para el muro de Trump
Foto: Mary F. Calvert| Reuters

Steve Bannon, el polémico exasesor de Donald Trump, ha sido detenido este jueves y acusado de defraudar cientos de miles de dólares de donaciones a una campaña para construir el muro en la frontera con México prometido por el presidente de Estados Unidos.

Lo más importante: la fiscal interina del distrito sur de Nueva York, Audrey Strauss, afirma que Bannon y otros tres acusados cometieron un fraude, «capitalizando su interés de financiar un muro fronterizo para recaudar millones de dólares, bajo el falso pretexto de que todo el dinero sería gastado en la construcción», cuando en realidad se destinó a «financiar el lujos estilo de vida» de Brian Kolfage, el fundador de la campaña Construimos el muro

Junto a Bannon han sido arrestadas e imputadas otras tres personas por su papel en un supuesto fraude en torno a la iniciativa, que recaudó unos 25 millones de dólares, según las autoridades. Los detenidos son Brian Kolfage y otros dos hombres, Andrew Badolato y Timothy Shea.

La fiscal afirma que la campaña desvió importantes cantidades de dinero a Brian Kolfage, un veterano de la guerra de Irak que fundó la iniciativa y que puso cara a la campaña, a pesar de que se aseguró repetidamente a los donantes que este no recibiría un centavo.

Además, las autoridades apuntan que los involucrados crearon facturas y cuentas falsas para «blanquear donaciones» y «tapar sus crímenes», canalizando fondos de la campaña a través de una organización sin ánimo de lucro que controlaban. «Este caso sirve de aviso a otros defraudadores de que nadie está por encima de la ley, ni siquiera un veterano de guerra incapacitado o un estratega político millonario», ha advertido Philip R. Bartlett, el inspector encargado del caso.

Tras el arresto, Bannon comparecerá este jueves ante un tribunal de Nueva York, mientras que Kolfage y Badolato lo harán en dos cortes de Florida y Shea en Colorado. Todos ellos están acusados con cargos de conspiración para cometer fraude electrónico y de conspiración para el blanqueo de dinero, dos delitos que pueden acarrear penas máximas de 20 años de cárcel para cada uno.