Tres de cada cuatro menores sufren algún tipo de violencia en la red

Mundo ethos

Tres de cada cuatro menores sufren algún tipo de violencia en la red
Foto: Gaelle Marcel

Tres de cada cuatro niños y adolescentes han sufrido algún tipo de violencia en Internet, el más frecuente el ciberacoso, una práctica que, según el informe Violencia viral de Save the Children, ha sufrido el 40% de ellos y que comienza a una edad más temprana que otras: los ocho años.

Este informe, que cifra en más de 529.000 los jóvenes que han padecido ciberacoso, revela asimismo que esta forma de violencia se ceba sobre todo con las chicas (casi el 47% frente al 33% de los chicos). En la mitad de los casos, los ciberacosadores proceden del entorno de la víctima.

La ONG ha extraído estos resultados a partir de 400 encuestas a jóvenes de entre 18 y 20 años, con los que ha querido dar una visión de un fenómeno que se ha convertido en “un problema naturalizado” y que está “desatendido políticamente», ha censurado su director en España, Andrés Conde, durante la presentación de su estudio este jueves.

Como ocurre con el ciberacoso, en los casos de online grooming (que calcula en más de 267.000), la mitad de los adultos que tratan de ganarse la confianza de un menor para involucrarle en alguna actividad sexual son conocidos; uno de cada cinco chicos dicen haberlo experimentado, por primera vez a los 15 años.

El happy slapping consiste en la grabación de una agresión física, sexual o verbal para difundirlo por Internet y que, según la ONG, le ha ocurrido a más de 76.000 jóvenes y al 5,74% de los encuestados.

Lo más llamativo de este abuso, ha explicado Ana Sastre, directora de Políticas de Infancia, es que se suele ejercer en grupo (en el 61% de los casos por conocidos) y no para incrementar el daño a la víctima, sino para ganar popularidad.

Otros 50.000 chicos (el 3,7% de los entrevistados) fueron objeto de sexting sin consentimiento o intercambio de imágenes de carácter sexual; la primera vez suele ocurrir a los 14 años y en uno de cada cinco casos el agresor es la pareja o expareja.

A la misma edad suele producirse la sextorsión o amenaza de publicar imágenes sexuales: unos 43.000 chicos (el 3,24 de los participantes en el estudio) la han sufrido, en uno de cada cuatro casos por parte de personas con las que tienen o han tenido una relación sentimental.

Uno de cada dos chavales, además, se exponen involuntariamente a contenidos sexuales o violentos cuando hace búsquedas por Internet, ha alertado Save the Children.

También le preocupa la existencia de plataformas que promocionan comportamientos como la autolesión o los trastornos alimenticios, que creen que deberían estar tipificados en el Código Penal como así propone la ley de protección a la infancia pendiente aún de aprobación.

Y, aunque no sea una práctica en sí mismo violenta, la organización ha puesto el foco en el sharenting, que practican aquellos progenitores que cuelgan imágenes de niños en las redes y que puede culminar en distintos tipos de violencia.

«Compartimos ecografías incluso antes de que hayan nacido. Hay una sobreexposición de nuestros hijos en los medios digitales, pero debemos ser conscientes de que tienen derecho a la imagen y al honor«, ha advertido Conde.

Existen distintas señales que pueden alertar de que nuestros hijos están sufriendo violencia digital: desde una bajada del rendimiento escolar a una mayor irascibilidad, tristeza o apatía a desarrollar actividades que antes les gustaban, ha continuado.

Con todo, ha urgido al Gobierno que impulse definitivamente la aprobación de la ley y a las empresas digitales a que se comprometan a defender a los niños frente a la violencia online.

Pero también ha apelado a la corresponsabilidad de las familias, para las que ha lanzado una guía con consejos: «La batalla del control está perdida, la que hay que librar es la del acompañamiento y el trabajo por un uso consciente y responsable de las tecnologías por parte de los menores», ha concluido