Trump sugiere inyectar desinfectante a los pacientes con coronavirus

Los expertos aseguran que ingerir o inyectar a una persona cualquier tipo de producto de limpieza puede ser realmente peligroso e incluso mortal

Por: The Objective

Política y conflictos
Trump sugiere inyectar desinfectante a los pacientes con coronavirus
Foto: Jonathan Ernst| Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha hecho que la comunidad médica arremeta contra él por su última sugerencia para tratar el coronavirus. En una rueda de prensa desde la Casa Blanca, Trump ha sugerido que se estudie si el coronavirus se puede tratar inyectando desinfectante a los pacientes o sometiéndose a un tratamiento de rayos UVA, una idea que ha sido descartada por un médico en la misma comparecencia.

La comunidad médica ha tardado poco en escandalizarse ante las declaraciones de Trump, pues aseguran que ingerir o inyectar a una persona cualquier tipo de producto de limpieza puede ser realmente peligroso e incluso mortal.

Las declaraciones de Trump se han producido en una rueda de prensa en la que William Bryan, asesor sobre ciencia y tecnología del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, ha informado de los resultados de un nuevo estudio que muestra que el coronavirus se debilita de manera más rápida cuando se expone a la luz solar y al calor, así como que la lejía puede matar al virus en algunos fluidos en solo cinco minutos.

“Veo que el desinfectante lo mata en un minuto. Un minuto. ¿Hay una manera de que podamos hacer algo como eso, como una inyección o casi una limpieza?”, ha dicho Trump tras las declaraciones de Bryan.

Los expertos han tardado poco en reaccionar a la idea de Trump, especialmente a la de usar desinfectante para curar la enfermedad, y algunos han calificado la idea de “irresponsable”, “peligrosa” y “ridícula”. Además, algunos han recordado que ingerir lejía u otro tipo de producto similar es una forma habitual de suicidarse.

Esta última semana, las autoridades sanitarias estadounidenses han advertido de la necesidad de ser cuidadoso con los productos de limpieza debido al incremento de llamadas por intoxicaciones con desinfectantes.