Un nuevo campo petrolífero en África amenaza la vida de 130.000 elefantes

Por: The Objective

Energía y medioambiente
Un nuevo campo petrolífero en África amenaza la vida de 130.000 elefantes
Foto: | Reuters

Decenas de miles de elefantes africanos están amenazados por los planes de construcción de un nuevo campo petrolífero masivo en uno de los últimos grandes páramos del continente, advierten los expertos. Los activistas y conservacionistas temen que el campo petrolífero propuesto que se extiende a lo largo de Namibia y Botswana devastaría los ecosistemas regionales y la vida silvestre, así como las comunidades locales.

En contexto: cientos de elefantes murieron «misteriosamente» el año pasado. Los científicos están tratando de encontrar la causa de las muertes, pero creen que pueden estar relacionadas con una cantidad creciente de algas tóxicas, causadas por el calentamiento global, en sus pozos de agua.

«Los planes de ReconAfrica ponen en peligro directo a 130.000 de ellos», ha declarado Rosemary Alles de Global March for Rhino and Elephants, según recoge The Guardian.

ReconAfrica es una compañía canadiense de petróleo y gas, que cotiza en las bolsas de valores de Canadá, Estados Unidos y Alemania, y que ha arrendado más de 34.000 kilómetros cuadrados de tierra en la cuenca de Kavango. Además, según informa The Guardian, el trabajo de exploración sísmica ha comenzado y los expertos dicen que el nuevo campo petrolero podría ser uno de los más grandes de los últimos años. ReconAfrica estima que el «petróleo potencial generado» podría estar entre 60 mil millones y 120 mil millones de barriles, y tener un valor de miles de millones de dólares para la economía regional.

El gobierno de Namibia dijo que hasta ahora solo se habían otorgado licencias exploratorias que no permitían ninguna operación de producción y ha asegurado que los pozos exploratorios no están ubicados en ninguna «área de conservación o ambientalmente sensible y no tendrán un impacto significativo en nuestra vida silvestre».

Por su parte, los científicos, los ambientalistas y las comunidades locales dicen que el proyecto podría poner en peligro los suministros críticos de agua y amenazar el delta del Okavango en Botswana, una enorme naturaleza virgen y Patrimonio de la Humanidad.

«Cada elemento de este proceso, desde nuevas carreteras hasta sitios de perforación, refinerías y terminales, devastará el ecosistema y las comunidades locales que dependen de él para la agricultura y la pesca», dijo Nnimmo Bassey, director de la Fundación Salud de la Madre Tierra y presidente de Oilwatch Africa.