Vallecas recibe a Vox con violencia y cargas policiales

Política y conflictos

Vallecas recibe a Vox con violencia y cargas policiales
Foto: JAVIER SORIANO| AFP

La celebración del acto de precampaña de Vox en Vallecas ha sido interrumpido al inicio por los disturbios provocados por una parte de los manifestantes, que han recibido al partido de ultraderecha con insultos y lanzamiento de objetos a los militantes del partido de Santiago Abascal.

El balance: dos detenidos y dos heridos. La Policía Nacional ha cargado en varias ocasiones contra los manifestantes, a los que han disparado bolas de goma. Uno de los detenidos ha sido retirado de la zona con la cabeza ensangrentada. Además, un agente ha resultado herido.

Abascal y Rocío Monasterio –candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid– han llegado con escolta policial a la plaza de Vallecas donde tiene lugar el acto, recibidos entre los abucheos de los manifestantes en contra, que han llegado a encender petardos y bengalas, y los aplausos de apoyo de los simpatizantes de la formación allí congregados.

La tensión y las escenas de violencia han aumentado a lo largo del mitin, lo que ha llevado a Abascal a interrumpir su discurso en varias ocasiones y ha acabado provocando una suspensión temporal del acto, reanudado tras varios minutos.

Abascal, que ha mostrado desde el atril algunos de los objetos lanzados, como varios adoquines, ha responsabilizado al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de los disturbios y ha dicho que «debe ir a prisión» por ello porque «no ha permitido a la policía cumplir con su trabajo». «Nos han intentado lapidar con piedras con la complicidad del ministro Marlaska y de Pedro Sánchez», ha denunciado Abascal, que asegura que «sólo Vox tiene que hacer campaña en estas circunstancias, a tiro de piedra».

Vecinos de Vallecas habían convocado dos concentraciones en contra del acto: una de colectivos antifascistas en la propia Plaza Roja y otra en la vecina plaza de Nica. Además, el distrito madrileño ha amanecido con carteles en contra de la formación. Vox denunció ante la Delegación de Gobierno y la Junta Electoral Central la «amenaza de boicot» y exigió garantizar la celebración del acto sin impedimentos.