Venezuela, el principal país de procedencia de las peticiones de asilo en España durante 2016

Política y conflictos

Venezuela, el principal país de procedencia de las peticiones de asilo en España durante 2016
Foto: Jose Gomez| Reuters

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha presentado hoy su informe anual ‘Las personas refugiadas en España y Europa’, en un momento de encrucijada para el derecho de asilo en España y en la Unión Europea. Según refleja el estudio, las cifras son preocupantes. Si en 2015 España atendió a casi 15.000 solicitantes de asilo -trata de la cifra anual más elevada desde la aprobación de la primera ley, en 1984- en 2016 el total de solicitudes atendidas fue de 15.755, esto supone una por cada 3.000 habitantes, y poco más del 1% de las peticiones de asilo de la Unión Europea.

Las tres nacionalidades con más peticiones fueron Venezuela (3.960), Siria (2.975) y Ucrania (2.570). La crisis política, económica y social que vive Venezuela está provocando un éxodo de sus nacionales, que muchas veces recalan en España. La cifra adquiere mayor relevancia si se compara con los 596 venezolanos solicitantes en 2015, multiplicándose por seis sólo un año.

En cuanto al perfil de la mayoría de los solicitantes venezolanos , CEAR apunta que se tratan de ciudadanos de clase media, fundamentalmente docentes, periodistas, funcionarios o empresarios, y lo hicieron argumentando una persecución política por su posición contraria al Gobierno, o bien motivos relacionados con su orientación sexual. Por otro lado, el diario El Estímulo publica hoy que 14.000 venezolanos esperan para entrar en Perú, una cifra que refleja aún más la situación insostenible que se vive en el país.

Por su parte, según apunta CEAR, las dificultades en España en el acceso a solicitar asilo en la frontera sur, junto a la falta de vías legales y seguras, explican el descenso de solicitudes de personas de Siria y otros países de Oriente Medio y África, a pesar de que el país árabe en guerra desde 2011, es la región con mayor desplazamientos en los últimos años: más de once millones y medio de personas. 

 

En Europa

En 2015, más de un millón de personas solicitaron asilo en Europa, de las cuales 5.000 murieron en el intento, una cifra que asciende a cerca de 40.000 en lo que va de siglo. Estos datos consolidan al Mediterráneo como la ruta migratoria más mortal del mundo. Y en lo que va de año, 1.700 personas ya han perdido la vida tratando de llegar a Europa, 50 en las costas españolas.
En este sentido, y según apunta CEAR, «la Unión Europea sigue incumpliendo sus compromisos de reubicación y reasentamiento». De las 182.000 personas que debía trasladar desde Grecia, Italia y terceros países, solo ha acogido a algo más del 20%, a lo que hay que tener en cuenta que el plazo termina el próximo 26 de septiembre. Además, la ONG destaca que más de 72.000 refugiados permanecen atrapados en la ruta de los Balcanes, principalmente en Grecia, debido al cierre de fronteras y la lentitud en el proceso de reubicación.

En el mundo

70 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares a causa de una guerra o de sus ideas políticas o religiosas. El conflicto en Siria es el que ha provocado un número mayor de desplazamientos en los últimos años. Más de once millones y medio de personas sirias han perdido su hogar. La mayoría de los que han logrado salir del país, están en los estados vecinos de Turquía, Líbano y Jordania.
Ante esta situación, CEAR hace un llamamiento y exige a la Unión Europea y a los gobiernos de los estados miembros que desplieguen, «de una vez por todas, una verdadera política de acogida, una política de asilo inspirada en los valores y principios que la UE reconoce como fundacionales».
En el verano pasado pareció atisbarse un cambio, sobre todo después de la publicación de la fotografía del pequeño Aylan muerto en una playa, una imagen terrible que estremeció al mundo al condensar todo el drama de Siria. Entonces los líderes europeos planteaban la reubicación y el reasentamiento de 180.000 personas refugiadas. Sin embargo, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado asegura que la puesta en marcha de estas medidas «se ha realizado con extrema lentitud». Y es que solo han sido capaces de acoger por estas vías a 1.716 personas y de ellas apenas 105 habían llegado a España: 18 a finales de 2015 y 87 en la segunda quincena de mayo de 2016, como primera parte del grupo de 586 personas refugiadas que el Gobierno ha anunciado que llegarán antes del próximo mes de agosto a través de la reubicación y el reasentamiento.