Casi diez millones de niños, en riesgo de abandono escolar a consecuencia de la pandemia

Sociedad

Casi diez millones de niños, en riesgo de abandono escolar a consecuencia de la pandemia
Foto: Carolyn Kaster| AP Images

El recorte de presupuestos para educación y el incremento de la pobreza como consecuencia de la Covid-19 ponen a 9,7 millones de niños y niñas en riesgo de abandonar la escuela definitivamente en lo que queda de año, según un informe presentado este lunes por Save the Children.

Por qué es importante: el cierre de escuelas significa mucho más que la pérdida de educación ya que deja a niños y niñas sin espacios seguros donde jugar, comer y acceder a servicios de salud, y donde se detectan posibles abusos en el hogar y se ofrece protección a las víctimas, según advierte la ONG. Antes de la pandemia, 258 millones de niños y niñas estaban sin escolarizar en todo el mundo. En este momento, la cifra asciende a 1.600 millones.

Este riesgo es especialmente elevado en 12 países, principalmente de África occidental y central pero también en Yemen y Afganistán.

Los niños y niñas de estos países viven atrapados en un círculo vicioso: el cierre de las escuelas les empujará a incorporarse al mercado laboral y en el caso de las niñas y adolescentes estarán más expuestas a la violencia de género, el matrimonio infantil y el embarazo adolescente. Estos riesgos aumentan cuanto más tiempo están fuera de la escuela y reducen directamente su posibilidad de regresar a ella.

Aisha, de 15 años, vive en Etiopía y es una de ellos. «Hace tres meses iba a clase todos los días, aprendía, jugaba con mis amigos y comía allí. Extraño mucho mi escuela y mis amigos. Ahora paso la mayor parte del tiempo cuidando del ganado y algunas veces ayudo a mi madre con tareas de casa como limpiar y cocinar», cuenta.

La ONG llama a gobiernos y donantes a responder a una “emergencia educativa mundial sin precedentes” que hace peligrar el cuarto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que fija para 2030 garantizar el acceso a una educación inclusiva, equitativa y de calidad para todos los niños y niñas.

En ese sentido, pide poner a disposición del Banco Mundial un fondo de 35.000 millones de euros para invertir urgentemente en educación de modo que se garantice que los niños y las niñas tengan acceso a la educación, ya sea a distancia, ya sea presencial. En este último caso, reclama una vuelta a las aulas segura e inclusiva, con acceso a comidas escolares, servicios de salud y clases de recuperación para compensar el aprendizaje perdido.

Asimismo, pide suspender el pago de la deuda de los países de bajos ingresos, una medida que podría liberar 14.000 millones de dólares para ser invertidos en educación. «Sería desmesurado permitir que recursos tan necesarios para mantener viva la esperanza que viene con la educación se desvíen a pagar la deuda», expresa Inger Ashing, CEO de Save the Children.