55.000 euros, sangre y desapariciones: la búsqueda de las niñas que tiene en vilo a Tenerife

Sociedad

55.000 euros, sangre y desapariciones: la búsqueda de las niñas que tiene en vilo a Tenerife
Foto: Ramón de la Rocha| EFE

La desaparición de las niñas de uno y seis años que tiene en vilo a Tenerife se complica día a día. Tras analizar los restos de sangre hallados por la Guardia Civil en la embarcación del padre de Anna y Olivia se ha llegado a la conclusión de que pertenecen a su progenitor, Tomás Antonio G.C., quien también se encuentra en paradero desconocido.

En contexto: el hombre fue visto por última vez en el puerto de Santa Cruz en la medianoche del martes al miércoles, sin la compañía de las niñas, cargando varias maletas y bolsos en su embarcación. Antes de que se le perdiera el rastro, el padre habló por teléfono con la madre de Anna y Olivia, de la que estaba separado, y le dijo que nunca más volvería a verle a él ni a las niñas. 


El barco fue localizado horas más tarde a la deriva y sin nadie a bordo frente al Puertito de Güímar. En esa zona, el dispositivo de búsqueda localizó flotando en el mar la silla de retención infantil de una de las niñas.

Asimismo, este lunes se ha conocido que Tomás Antonio hizo un traspaso entre dos cuentas bancarias suyas por valor de 55.000 euros un día antes de su desaparición, pero no llegó a extraer dinero en efectivo. La investigación discurre por diversas vías y se barajan varias hipótesis, entre ellas, que una o varias personas ayudaran a Tomás Antonio G.C. a llevar adelante un plan preconcebido, apuntan fuentes consultadas por Efe.

El rastreo por mar y aire se ha ido extendiendo con el paso de los días hacia el suroeste de Tenerife y también en zonas más alejadas de la costa, siguiendo el curso de las corrientes. En paralelo, la Guardia Civil continúa con varias pesquisas en tierra, como por ejemplo un segundo registro en la vivienda de Igueste de Candelaria que tuvo lugar este lunes, esta vez con la intervención de agentes de la unidad central operativa (UCO), especializada en los casos más complicados.

Además, el entorno de la madre de Olivia y Anna ha distribuido este martes un vídeo de las pequeñas con la idea de que tenga la mayor difusión posible. El vídeo ha circulado rápidamente por las redes sociales, y se acompaña de un texto en el que se indica que lo hacen por indicación de la madre, Beatriz Z., y al objeto de llamar a la colaboración ciudadana.