Alejandro Portes, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2019

Futuro

Alejandro Portes, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2019

El sociólogo cubano Alejandro Portes ha sido reconocido con el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales. El jurado reconoce así a «uno de los sociólogos de mayor prestigio internacional», quien «ha realizado fundamentales aportaciones al estudio de las migraciones internacionales».

Portes, que nació en La Habana hace 74 años, es docente en las universidades de Miami y Princeton y un experto en las corrientes migratorias en América y su sociología económica. El prestigioso sociólogo recoge el sexto Princesa de Asturias del año –todavía faltan dos por anunciar– y se suma a los concedidos a Peter Brook en Artes, Museo del Prado en Comunicación y Humanidades) a Salman Khan en Cooperación Internacional, a Lindsey Vonn en Deportes y a Siri Hustvedt en Letras.

En sus estudios, Portes ha analizado los riesgos de inadaptación en Estados Unidos de los hijos de inmigrantes ilegales con escaso nivel educativo y se ha mostrado crítico con la restrictiva política migratoria del presidente norteamericano, Donald Trump. En un artículo de octubre de 2017, titulado Inmigración bifurcada y el fin de la compasión criticaba la visión «miope» de la administración Trump por limitar drásticamente la entrada de refugiados de Oriente Medio, al considerarlos una potencial amenaza a la seguridad. Según él, dicha posición supone «el regreso a una política de nacionalismo reductor», cuyas consecuencias «serán pagadas no sólo por sus víctimas, los posibles refugiados, sino por Estados Unidos, cuyo rol e influencia moral en el mundo se están viendo cada vez más comprometidos».

Además, es miembro del consejo editorial de la Revista Española de Sociología, la International Migration Review y la Revista Mexicana de Sociología, ha escrito con frecuencia sobre la población hispana en Miami y las transformaciones de esta ciudad. Uno de sus primeros estudios, en los años 70, consistió precisamente en entrevistar a 1.500 cubanos emigrados a Miami, una obra que le permitió acuñar el concepto de «enclave étnico».

«El estudio mostró que estos habían creado una comunidad integrada exclusivamente por inmigrantes cubanos altamente emprendedores que, a medida que crecía con más compatriotas, se hacía más independiente del resto de la ciudad», señala el comunicado de la Fundación Princesa de Asturias.

En los últimos años, escribió igualmente sobre la integración de los hijos de inmigrantes en España, afirmando que hasta un 80% de ellos se definen como españoles. E incluso ha trabajado sobre la conversión de jóvenes europeos en yihadistas.