The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

Algunos expertos culpan al Año Nuevo Lunar del desplome del bitcoin

Última actualización: 22 Feb 2019, 4:17 pm CET
Foto: Kin Cheung | AP

El bitcoin ha caído por debajo de los 10.000 dólares por primera vez desde diciembre. El miedo a las posibles restricciones en algunos países sobre las criptomonedas es uno de los motivos de este desplome, pero los expertos apuntan también a otro factor: el Año Nuevo Lunar.

Esta fecha marca el primer día del calendario chino y la explicación de por qué ha afectado al valor del bitcoin es muy sencilla. Los inversores asiáticos están cambiando sus criptomonedas a dinero en efectivo para viajar y comprar regalos para sus vacaciones, que empiezan a mediados de febrero. Esta festividad no solo se celebra en China, sino que también es celebrada en países como Singapur, Tailandia, Corea, Indonesia o Malasia.

La caída de enero es un tema recurrente en las criptomonedas debido a que la gente que celebra el Año Nuevo Chino, es decir, el Año Nuevo Lunar, cambian sus criptomonedas por dinero fiduciario”, ha explicado el director ejecutivo de SprinkleBit en Nueva York, Alexander Wallin, a Bloomberg. “El momento es entre cuatro y seis semanas antes del año lunar, cuando la mayoría de la gente organiza sus viajes y comienza a comprar regalos”, añade.

Este miércoles, el precio del bitcoin se ha desplomado hasta los 9.807,56 dólares, una caída de cerca del 50% desde que alcanzó su máximo histórico el 18 de diciembre, cuando superó los 19.500 dólares, según ha informado Bloomberg.

El bitcoin tuvo una caída similar a comienzos de 2017, cuando descendió desde los 1.162 dólares a los 752, y también ocurrió a principios de 2016.

Aunque los mercados chino y coreano solían acumular la mayoría del volumen de transacciones con bitcoin, las últimas regulaciones y restricciones en estos países han reducido la importancia de esta criptomoneda en dichos lugares, por lo que los mercados de Estados Unidos y Japón acumulan ahora más de la mitad del volumen de transacciones.