Austria identifica 155 medicamentos y 79 vacunas potenciales contra la COVID-19

Mundo ethos

Austria identifica 155 medicamentos y 79 vacunas potenciales contra la COVID-19
Foto: DADO RUVIC

Las autoridades sanitarias de Austria han identificado a nivel global 155 potenciales medicamentos y 79 posibles sustancias prometedoras para una vacuna contra la COVID-19. Según destaca este lunes el Instituto Austríaco para el Análisis de Tecnología Sanitaria (Aihta), la mayor parte de estos medicamentos que se encuentra en desarrollo contra el coronavirus ya han sido aprobados contra otro tipo de infecciones, mientras que los 79 «candidatos» para una vacuna siguen todos aún en fase de desarrollo.

Desde el comienzo de la epidemia se han contabilizado más de 165.000 muertos por coronavirus en el mundo. Todavía no hay una vacuna ni un medicamento específico para tratar la COVID-19. Austria, uno de los países europeos que mejor ha gestionado la pandemia, ha encargado elaborar una lista de posibles sustancias y medicamentos contra la COVID-19 para poder tomar en el futuro decisiones basadas en evidencias científicas.

En el marco de este estudio, Aihta ha identificado 11 medicamentos y ocho posibles vacunas «avanzadas» y «prometedoras» contra la COVID-19. El Instituto recuerda la importancia que los responsables políticos y sanitarios tengan «una visión general» sobre la oferta, especialmente cuando en un momento determinado serán necesarias «decisiones muy costosas a más tardar cuando existan los primeros profilácticos o terapias».

Según los expertos austríacos, los 155 fármacos tienen su base en una o varias de las siguientes sustancias: Remdesivir, Lopinavir + Ritonavir (Kaletra®), Favipirvir (Avigan®), Darunavir (Prezista®), Chloroquine phosphates (Resochin®), Hydroxychloroquine (Plaquenil®), Camostat Mesilate (Foipan®), APN01 (rhACE2), Tocilizumab (Roactemra®), Sarilumab (Kevzara®) y Interferon beta 1a (SNG001).

Claudia Wild, directora del Aihta, recuerda en la nota que la mayoría de estas drogas ya han sido aprobadas para otras enfermedades infecciosas y víricas. Por eso, destaca la especialista, los reguladores internacionales necesitan «estudios decisivos con evidencia robusta» para su posterior aplicación contra la COVID-19.

La Agencia Europea del Medicamentos (EMA), con sede en Amsterdam, ha fundado para ello el pasado 9 de abril un grupo de trabajo especial para la COVID-19.

Por su parte, las 79 vacunas posibles identificadas se dividen en tres tipos diferentes: vacunas vivas (con cepas atenuadas), vacunas muertas (con proteínas de virus) y vacunas basadas en genes (con DNA y mRNA específica). Sin embargo, la mayor parte de estos proyectos aún están en fase de desarrollo y no han sido aprobados, concluye el Instituto, sin ofrecer un horizonte temporal para su lanzamiento.

Austria, que se encuentra desde la semana pasada en fase de «desconfinamiento», ha registrado hasta ahora en total unas 14 700 infecciones confirmadas con coronavirus, con 470 fallecidos.