Barcelona y el Govern coordinarán una respuesta a los disturbios por Pablo Hasél

Política y conflictos

Barcelona y el Govern coordinarán una respuesta a los disturbios por Pablo Hasél
Foto: NACHO DOCE| Reuters

El vicepresidente de la Generalitat y presidente en funciones, Pere Aragonès, se reunirá el lunes con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para abordar la situación que se vive en la capital catalana tras los violentos incidentes acaecidos en la noche del sábado en las protestas en apoyo a Pablo Hasél.

Lo más importante: se trata, según ha dicho Colau, de escuchar las explicaciones y las valoraciones de los profesionales de seguridad y de orden público, para poder «contener esta situación» con una «violencia que preocupa». 

Colau se ha desplazado este domingo hasta la comisaría de la Rambla, junto al teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, y el jefe de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez, donde se han reunido como mandos de esta comisaría.

«Tras los hechos más graves de ayer, es pertinente que haya una reunión operativa» y abordar la situación con «serenidad», ha dicho Colau, que ha destacado la «gran unidad institucional» con una «condena rotunda» de los graves incidentes de anoche en Barcelona.

El primer teniente de alcalde de la ciudad, el socialista Jaume Collboni, ha explicado a Efe que todavía faltan por concretar todos los asistentes a esa reunión y si en la misma participará el responsable de seguridad del consistorio, Albert Batlle.

La reunión tendrá lugar después de que el sábado un grupo de violentos atacase el cuartel de la Guardia Urbana en la Rambla de Barcelona y prendiera fuego a un furgón de este cuerpo con un agente en su interior, mientras otros encapuchados causaban destrozos y saqueaban tiendas en la zona y en otros puntos de la ciudad.

A juicio de Collboni, es «imprescindible» que en la reunión, «las instituciones, de forma unida y clara, se planteen la situación y cómo acabar con esta deriva» de violencia. En la reunión, ha agregado, «se debe coordinar de forma pública y clara» la respuesta a la violencia por parte de «las instituciones públicas». «Los ciudadanos han de percibir de una manera clara la intolerancia con los intolerantes», ha continuado Collboni.