The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

El número de cerdos supera al de personas en España

Redacción TO
Foto: RoyBuri | Pixabay

El número de cerdos en España ha superado por primera vez al de seres humanos, de acuerdo con los datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, publicados por el diario The Guardian, que ha revelado que en el país hay unos 50 millones de cerdos, 3,5 más que humanos. Las cifras muestran un incremento de nueve millones de estos animales desde 2013 y también de las retribuciones económicas de la industria del porcino, que produjo más de cuatro millones de toneladas de carne de cerdo –los españoles consumen una media de 21 kilos cada año– y generó unos 6.000 millones de euros en beneficios. Los mataderos sacrificaron unos 18 millones de cerdos entre enero y abril de 2018, frente a los casi 17 millones en 2017 durante el mismo periodo, según un estudio del ministerio.

La creciente población del cerdo en España hace que la ganadería sea el cuarto sector que más gases de efecto invernadero emite a la atmósfera, después de otras áreas de actividad como el del transporte, el de la electricidad y el de la industria. La crianza de cerdos también consume grandes cantidades de agua. De hecho, debido a que cada cerdo requiere unos 15 litros al día, la industria porcina usa más agua que el total de las ciudades de Zaragoza, Sevilla y Alicante. Los materiales de los restos de estos animales también están contaminando la calidad del agua, según los expertos medioambientales.

Los casos de fraude y escándalos alimenticios han salpicado a la industria porcina. La devolución de una carne de cerdo con gusanos por parte de un cliente en un supermercado Carrefour llevó a una investigación policial, que descubrió una red de proveedores fraudulentos que pusieron en el mercado unas 50 toneladas de carne de cerdo que no estaba en buenas condiciones. Asimismo, las pobres condiciones laborales de los trabajadores en este sector, en el que trabajan muchos inmigrantes y musulmanes que no comen cerdo, ha provocado huelgas en numerosos mataderos.

El demandado jamón ibérico de bellota, que puede venderse a unos 100 euros el kilo, también ha sufrido prácticas fraudulentas. Los cerdos de los que deriva este jamón son de pura raza y pasan sus últimos meses en libertad alimentándose de bellotas en las dehesas. Los ganaderos deben después curar la carne durante al menos 36 meses.

"Cuando no controlas una industria en la que tradicionalmente hay mucho fraude, porque hay más demanda que oferta, esto es lo que pasa", ha manifestado al medio británico Francisco Espárrago, que produce este tipo de jamón en Extremadura. "Por ejemplo, algunos cerdos pastan en la dehesa sin alimentarse de bellotas, pero el inspector solo ve que están en estos bosques y permite la denominación", ha criticado Espárrago, que ha añadido que no ha habido suficientes recursos para implementar regulaciones.