Charlie Hebdo caricaturiza a Erdogan, que amenaza con demandar a los «canallas» de la revista

Política y conflictos

Charlie Hebdo caricaturiza a Erdogan, que amenaza con demandar a los «canallas» de la revista
Foto: Charlie hebdo| RRSS

El semanario satírico francés Charlie Hebdo ha vuelto a desatar la polémica tras publicar una caricatura del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, que ya ha anunciado que tomará las medidas «legales y diplomáticas necesarias» contra la revista por el «vil ataque» cometido por «canallas».

En contexto: la caricatura en la portada de la más reciente edición de Charlie Hebdo muestra a Erdogan con camiseta interior y calzoncillos, levantando la falda de una mujer que va cubierta con un hábito islámico. Las autoridades turcas han condenado el dibujo por «difundir racismo y odio cultural» y han acusado de nuevo al semanario francés de «xenofobia e islamofobia».

«No he mirado esa caricatura (…) Es inútil decir nada sobre estos canallas», ha declarado Erdogan en un discurso en Ankara. «Mi ira no se debe al vil ataque a mi persona, sino a los insultos contra el profeta Mahoma».

Este martes, Erdogan ya interpuso una denuncia contra el diputado ultraderechista neerlandés Geert Wilders por haber difundido una caricatura del mandatario turco que lo muestra con una bomba en la cabeza. El abogado de Erdogan, Hüseyin Aydin, entregó la denuncia de «injurias contra el presidente» a la Fiscalía de Ankara, solicitando que se juzgue a Wilders acorde al código penal turco, según informó la agencia turca Anadolu.

«Turquía tomará todas las medidas legales y diplomáticas necesarias en respuesta a una caricatura del presidente Tayyip Erdogan en el semanario satírico francés Charlie Hebdo», ha señalado la presidencia turca en un comunicado enviado a los medios. «Nuestra lucha continuará hasta el final, de una forma sana pero decidida, ante estas medidas maliciosas e insultantes».

Las tensiones diplomáticas entre Ankara y París se han intensificado desde el atentado el pasado 16 de octubre contra el profesor francés de Historia Samuel Paty, decapitado por un islamista checheno en plena calle en la localidad de Conflans Sainte Honorine (afueras de París) diez días después de haber enseñado unas caricaturas del profeta en una clase sobre la libertad de expresión.

Esas caricaturas publicadas hace más de cinco años por Charlie Hebdo, víctima de un atentado islamista en 2015 en el que murieron doce personas, han sido defendidas por París al considerarlas legítimas como expresión.

Turquía ha condenado el uso de las caricaturas en protestas en Francia por el asesinato de Paty y en defensa de la libertad de expresión. Erdogan ha llamado al boicot de los productos galos en Turquía y ayer martes tuvieron lugar pequeñas protestas contra Francia en varias ciudades del país, convocadas por un sindicato cercano al Gobierno.