China amenaza con sanciones a EEUU por su Ley de la Autonomía de Hong Kong

Política y conflictos

China amenaza con sanciones a EEUU por su Ley de la Autonomía de Hong Kong
Foto: Mark Schiefelbein| AP

El Gobierno de China ha considerado hoy una «grave interferencia en los asuntos internos» de su país la Ley de la Autonomía de Hong Kong firmada el martes por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y ha amenazado con tomar represalias. Mediante un comunicado publicado este miércoles en su página web, el Ministerio de Asuntos Exteriores de la potencia asiática adelantó que, «para salvaguardar sus propios y legítimos intereses, China dará la respuesta adecuada e impondrá sanciones al personal y las autoridades estadounidenses competentes».

Lo más importante: Trump anunció el martes la firma de un decreto que pone fin al trato económico y comercial especial que su Gobierno dispensaba a Hong Kong, además de una ley por la que impondrá nuevas sanciones a China por haber «extinguido la libertad» de la urbe, centro financiero regional e internacional. «Ahora los trataremos igual que a la China continental«, aseveró Trump. En opinión de Pekín, la Ley de la Autonomía de Hong Kong supone «un intento de Estados Unidos de obstruir la puesta en marcha de la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong».

«Instamos a Estados Unidos a que corrija sus errores, se abstenga de poner en marcha la llamada ‘Ley de la Autonomía de Hong Kong’ y deje de interferir en los asuntos internos de China, incluidos los de Hong Kong», añade el texto de la cancillería. «Si Estados Unidos hace lo que quiere no hay duda de que China responderá», concluye el comunicado.

La amenaza de China a Estados Unidos es el último capítulo de las tensiones originadas por la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong, un polémico texto impuesto por Pekín en la ciudad semiautónoma y que castiga hasta con cadena perpetua ciertos supuestos que, a ojos del Gobierno chino, suponen una amenaza para su seguridad e integridad territorial. Abogados, activistas, periodistas y buena parte de la sociedad hongkonesa han mostrado su oposición a esta legislación por miedo a que acabe con las libertades de que goza la excolonia británica y que, merced de la Declaración Sino-Británica de 1984 (el acuerdo que articuló la retrocesión de la soberanía de manos británicas a chinas en 1997), habrían de mantenerse hasta al menos el año 2047.