El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condena a Rusia por los arrestos de Navalny

Mundo ethos

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condena a Rusia por los arrestos de Navalny
Foto: VINCENT KESSLER| Reuters

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado este jueves a Rusia por dos de los arrestos de Alexey Navalny, el principal opositor de Vladimir Putin, y ha reconocido el carácter «político» de estas detenciones. El «motivo político subyacente a sus arrestos representaba un aspecto fundamental del caso», con dos de estos arrestos teniendo como objetivo «sofocar el pluralismo político», ha dicho el tribunal.

La sentencia, aprobada por 14 votos contra tres, establece que dos de las siete detenciones de Navalny, en manifestaciones entre los años 2012 y 2014, tuvieron un «fin inconfesable» de «asfixiar el pluralismo político en Rusia». De esta manera, mantiene las condenas que impuso la Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos a Rusia por no proteger los derechos de Navalny a la libertad a la seguridad, a la libertad de reunió y a un juicio justo.

Rusia ha sido condenada a pagar 50.000 euros por daños morales a Navalny, 1.025 euros por daños materiales y 12.653 euros por los costes y gastos del proceso judicial.

Tras la lectura del fallo por el presidente del tribunal, Guido Raimondi, Navalny ha celebrado la sentencia y ha dicho que «no solo es importante» para él, «sino para todos los rusos que son detenidos cada día». «Estamos muy satisfechos (…) Hoy ganamos todos los casos y lo más importante es que hemos ganado que estas detenciones sean reconocidas como políticamente motivadas», ha dicho ante la prensa.

Navalny denunció el martes que las autoridades le prohibieron salir del país, por lo que no podría asistir a la lectura de la sentencia dictada este jueves por el tribunal de Estrasburgo, a la que finalmente ha logrado acudir. “El TEDH anunciará pronto su decisión sobre si mis numerosas detenciones fueron políticamente motivadas o no. Aparentemente, el régimen de Putin cree que no dejarme volar a Estrasburgo para escuchar la sentencia cambiará algo”, denunció.

En la primera ocasión en que esta demanda fue juzgada, el tribunal concluyó que Rusia había vulnerado los derechos de libertad de reunión, a la libertad y a la seguridad, así como a un juicio justo a Navalny, pero desestimó el argumento del opositor sobre la motivación política de las detenciones, por lo que Navalny pidió que la Gran Sala examinara de nuevo la demanda en cuanto al derecho de un juicio justo y la prohibición de discriminación.