El CSIC prepara una trampa para el coronavirus: un 'spray' bucal antiviral que detiene la infección

Sociedad

El CSIC prepara una trampa para el coronavirus: un 'spray' bucal antiviral que detiene la infección
Foto: CSIC| Cedida

Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) está desarrollando un spray bucal antiviral que utiliza unas biomoléculas (polisacáridos) para simular la superficie celular a la que se adhiere el coronavirus y poder así atraparlo y detener la infección.

En contexto: si se prueba su eficacia, el spray podría ser un antiviral aplicable a diversos virus, ya que incide en el mecanismo que usan muchos de estos microorganismos para entrar en las células. Además, al tratarse de moléculas de origen natural o ya empleadas con fines clínicos, podría desarrollarse y comenzar a usarse en un tiempo breve.

Hasta el momento, el equipo de científicos españoles ha conseguido imitar la superficie celular. Ahora tendrán que confirmar que estas moléculas logran detener eficazmente la infección.

El motivo de que se haya escogido un spray bucal como instrumento es, según explica Julia Revuelta, una de las investigadoras, que «actualmente se cree que la infección comienza en las cavidades buco-faríngeas, por lo que la formulación de un spray en base a dichas moléculas permitirá crear, tras su administración, una barrera en la que las partículas del virus queden atrapadas perdiendo así su capacidad infectiva».

«La estrategia, conocida como trampa señuelo, consiste en engañar al virus para que se adhiera a los miméticos de manera que el virus neutralizado quede atrapado, frenando el proceso de infección”, explica Revuelta.

«Si confirmamos que estas moléculas logran detener eficazmente la infección, podríamos conseguir un antiviral de amplio espectro, ya que interviene en el mecanismo que utilizan muchos virus para entrar en las células», añade. «Por ello, los resultados podrían adaptarse rápidamente a otros virus emergentes, logrando incluso protección contra futuras pandemias», augura la investigadora.