Detenidos por enviar ilegalmente basura tecnológica de Canarias a África

Energía y medioambiente

Detenidos por enviar ilegalmente basura tecnológica de Canarias a África
Foto: Rebecca Blackwell| AP Photo

La Guardia Civil investiga a 34 personas en Tenerife y Gran Canaria a las que se les acusa de participar en una trama que envió de forma ilegal, desde las islas a África, casi 2.500 toneladas de basura tecnológica y otro tipo de residuos catalogados como peligrosos.

Lo más importante: el total de desechos tecnológicos, perniciosos para la salud y medio ambiente, asciende entre 2018 y 2019 a casi 2.500 toneladas, de las que más de 750 corresponden a aparatos eléctricos y electrónicos. Dada la cantidad de países implicados se ha contado con el apoyo de Europol en el análisis operativo, para hallar posibles relaciones con el resto de Estados miembros y terceros países. 

Según ha informado el Ministerio del Interior en un comunicado, los investigados «cargaban contenedores marítimos con infinidad de artículos de segunda mano entre los que se encontraban vehículos a motor, piezas de vehículos, enseres domésticos y, en un gran porcentaje, aparatos eléctricos y electrónicos usados, para su posterior exportación y venta a terceros en determinados países de África».

El grupo conseguía esos aparatos electrónicos de personas que se deshacían de ellos por haberse quedado obsoletos en lugares como las entradas a los puntos limpios o los rastros. Todos esos dispositivos eran después cargados en contenedores marítimos, «apilados unos sobre otros sin protección o separación alguna para aprovechar al máximo el espacio».

Según la Guardia Civil, una ciudadana italiana de 62 años, responsable de un local comercial en Tenerife dedicado a la exportación de mercancías a África, era la encargada de preparar y remitir toda la documentación necesaria a una agencia de aduanas autorizada para el despacho de exportación con la Agencia Tributaria.

Los investigadores averiguaron que los preceptivos certificados de funcionamiento de los aparatos eléctricos requeridos para su exportación eran falsificados, obteniendo así un beneficio económico por cada operación.

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) comprobó que se trataba de una actividad continuada y que se venía produciendo desde hacía varios años. Por ello, solicitaron una orden judicial para registrar la oficina de esa ciudadana italiana en El Fraile, en el municipio tinerfeño de Arona.

Con la documentación y los datos informáticos requisados en esa inspección se descubrió que, durante los años 2018 y 2019, por parte de hasta 40 personas se realizaron 138 traslados ilegales de residuos peligrosos desde el puerto de Santa Cruz de Tenerife a distintos países del continente africano, como Senegal, Ghana, Gambia, Togo, Benín, Guinea Conakry, Sierra Leona y, principalmente, Nigeria, utilizando varios tipos de certificados falsificados.

El Seprona recuerda que los aparatos eléctricos o electrónicos «contienen sustancias peligrosas que, aunque son necesarias para garantizar su funcionalidad, pueden emitirse al medio ambiente o ser perjudiciales para la salud humana si, una vez convertidos en residuos, los aparatos no se gestionan y tratan adecuadamente». Pueden contener cadmio, mercurio, plomo, arsénico, fósforo, aceites peligrosos y gases que agotan la capa de ozono, además de afectar al calentamiento global.