Dinamarca aprueba una reforma legal para sacrificar a 15 millones de visones

Sociedad

Dinamarca aprueba una reforma legal para sacrificar a 15 millones de visones
Foto: Morten Stricker| EFE

El Gobierno socialdemócrata danés y cuatro partidos de centroizquierda han cerrado un acuerdo para impulsar una reforma legal que permita ordenar el sacrificio de toda la población de visones por una mutación del coronavirus.

En contexto: más de 200 personas se han contagiado con una de las cinco mutaciones del virus detectadas en visones, doce de ellas con la llamada «Cluster 5», que debilita la capacidad de crear anticuerpos y que podría afectar a la efectividad de las vacunas contra la COVID-19. Pero no se han detectado nuevos casos en dos meses.

El Ejecutivo danés había anunciado el sacrificio obligatorio de los cerca de 15 millones de visones el pasado día cuatro, pero poco después se reveló que las leyes solo permitían ordenarlo en aquellas granjas donde se hayan detectado animales contagiados o estén en un radio de 7,8 kilómetros, lo que provocó una tormenta política. La reforma legal prohíbe la cría de esos animales hasta el 31 de diciembre de 2021 y el transporte de ejemplares vivos al país, además de fijar el pago de 30 coronas danesas (algo más de 3 euros) por pieza a los criadores que sacrifiquen a sus visones antes del día 19, ha informado este martes la televisión pública DR.

El Gobierno y el resto de fuerzas parlamentarias siguen negociando una indemnización para los propietarios del millar de granjas que hay en Dinamarca, principal productor mundial y que ya han sacrificado a cerca de 9 millones de visones, según han revelado las autoridades. Aparte del sacrificio de estos mamíferos, las autoridades han impuesto restricciones en siete municipios del norte de Jutlandia, la zona más afectada, que incluyen el cierre de la hostelería y una recomendación de limitar los movimientos, aunque ya se han levantado de forma parcial.

El caso seguirá estando en el centro de la actualidad política el resto de la semana, ya que el ministro de Alimentación, Mogens Jensen, deberá comparecer en dos ocasiones en el Parlamento y se difundirá el resultado de un informe interno. «He reconocido varias veces que cometí un error. No había cobertura legal en ese momento para exigir el sacrificio fuera de esas zonas. Ahora hay un acuerdo. Pero me gustaría pedir disculpas a los criadores», ha reiterado este martes en la Cámara Jensen, cuya dimisión han solicitado varios partidos políticos.