Dos dirigentes de Vox en Barcelona, a juicio por una campaña racista contra musulmanes

Política y conflictos

Dos dirigentes de Vox en Barcelona, a juicio por una campaña racista contra musulmanes
Foto: Bernat Armangue

El presidente de Vox en Barcelona, Joan Garriga, y la secretaria tesorera del partido, Mónica Lora, se sentarán en el banquillo de los acusados por un presunto delito de odio y discriminación debido a su campaña acusada de racista para las elecciones municipales de 2011.

El juzgado de Instrucción número 3 de Reus, en Tarragona, ha acordado la apertura de juicio oral contra 13 miembros de Plataforma per Catalunya, incluido su líder, Joan Anglada, por su campaña contra los inmigrantes musulmanes durante los comicios municipales de 2011, cuando Garriga y Lora pertenecían a este partido.

En esta campaña, Plataforma per Catalunya envió a los vecinos de Reus cheques ficticios de 4.000 euros a nombre de Mohamed Alcabre Samir con un texto que acusaba al pacto por la inmigración de haber “repartido 4.000 millones de euros en los dos últimos años entre los inmigrantes”. «Esto significa que de tus impuestos han quitado 600 euros por persona para que cada inmigrante reciba 4.000 euros», añadía el texto, que animaba a «acabar con este coste porque en Cataluña no cabe todo el mundo y decir claro que primero somos los de casa y no los de fuera».

Ante esta campaña, la asociación musulmana Ciudadanos por la Convivencia y el Desarrollo, Watami, y el partido Iniciativa per Catalunya Els Verds presentaron una denuncia ante la Fiscalía.

La Fiscalía ya apreció en su momento indicios de delitos de provocación a la discriminación, al odio o la violencia por motivos racistas o de religión, tipificados en los artículos 510.1 y 2 del Código Penal, por lo que derivó el caso a los juzgados de Reus en el año 2012. Ahora, el juzgado ha acordado la apertura de juicio oral contra estas 13 personas como presuntos autores de un delito de discriminación y provocación al odio previstos en el artículo 510 del Código Penal, entre ellos el máximo dirigente de Vox en Barcelona, Joan Garriga.

Garriga y Lora fueron elegidos por la ejecutiva del líder nacional del partido, Santiago Abascal, a principios de octubre cuando ambos ya estaban siendo investigados por esta causa abierta.