Duterte confiesa: "Mi único pecado son las ejecuciones extrajudiciales"

Lifestyle

Duterte confiesa: "Mi único pecado son las ejecuciones extrajudiciales"
Foto: Lean Daval Jr| Reuters

«Mi único pecado son las ejecuciones extrajudiciales», ha admitido, por primera vez, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, que lleva a cabo en el país asiático una sangrienta campaña antinarcóticos en la que se han abatido más de 4.800 sospechosos de consumo y tráfico de drogas. Las declaraciones del mandatario podrían ser utilizadas en la Corte Internacional de Justicia, que estudia dos denuncias presentadas contra Duterte.

La conocida como «guerra contra las drogas» arrancó el día que Duterte asumió el poder – el 1 de julio de 2016- y concede la libertad a la policía de disparar contra los sospechoso que se resistan al arresto. Según datos oficiales de la Agencia Antidrogas de Filipinas, un total de 4.854 sospechosos han sido asesinados en redadas policiales y 155.193 han sido arrestados en un total de 108.058 operaciones antidroga en todo el país.

Organizaciones defensoras de los derechos humanos, como Human Right Watch o Amnistía Internacional, elevan la cifra de muertos de la guerra antidrogas a 15.000 debido al clima de impunidad de la campaña, en la que también participan «vigilantes» o grupos vecinales armados.

Duterte fue acusado en el pasado de dirigir «escuadrones de la muerte» durante su etapa como alcalde de la sureña ciudad de Davao, en la región de Mindanao, donde sirvió de manera interrumpida por 22 años.

En el discurso pronunciado anoche, el presidente ha reiterado que las operaciones contra el narcotráfico continuarán hasta 2022, año que expira su mandato.