The Objective
Publicidad
Consumo

La nueva ley del tabaco subirá los precios e impedirá fumar también en las plazas de toros

Se acabó el humo en terrazas, playas, parques y recintos al aire libre con aglomeraciones, como los cosos taurinos, que hasta ahora lo habían eludido

La nueva ley del tabaco subirá los precios e impedirá fumar también en las plazas de toros

El torero Morante de la Puebla se fuma un puro en una plaza de toros | Pinterest

El Ministerio de Sanidad que encabeza Carolina Darias prepara una nueva reforma de ley del tabaco del año de 2005, que ya fue enmendada en 2010, y sus borradores apuntan que traerá novedades importantes. Entre ellas, una que repercutirá en los bolsillos de los fumadores, ya que que el tabaco aumentará sustancialmente de precio para acercarlo al de otros países europeos que, en todo caso, también disponen de mayores rentas. La principal razón del alza de los precios siempre es la misma: impulsar la lucha contra el tabaco.

Una cajetilla de rubio americano ronda en España los cinco euros, mientras que en Irlanda supera ampliamente los 12 y en Francia los 10, lo cual convierte a nuestro país en uno de los estancos de Europa, sobre todo para los vecinos galos. Pese a ello, hay países del este del continente que siguen teniendo precios más bajos que los estancos españoles y también los visitan asiduamente fumadores de naciones vecinas para aprovisionarse. El tabaco subirá de precio y lo hará en todas sus presentaciones: paquetes de cigarrillos, tabaco de liar, puros… e igualmente se encarecerán los productos para los vapeadores.

Adiós al reducto de la terraza

El incremento de los precios a buen seguro que no convencerá a los que fuman, pero tampoco lo harán algunas de las trabas con las que van a encontrarse, que les impedirán encender cigarrillos en muchos lugares donde hasta entonces sí se podía fumar, como las terrazas de los bares. El reducto que les quedaba a los adictos al humo, ese al que recurrieron numerosos establecimientos inicialmente por las restricciones al tabaco y después porque lo propició la pandemia de la covid-19, dejará de estar habilitado para fumar y se convertirá en otro espacio libre de humo. De hecho, el Gobierno quiere aprovechar que la pandemia limitó el uso del tabaco para que algunas de las medidas tomadas al respecto de manera provisional se queden para siempre, como la prohibición de fumar en las terrazas de los bares.

La reforma de la ley pretende que no se permita fumar en lugares al aire libre donde puedan darse grandes aglomeraciones de gente, incluyendo determinados recintos privados, estadios deportivos y conciertos. Aunque en un buen número de esos lugares ya no se permite fumar, desde el próximo año estará prohibido por ley.

Ni en la playa ni en el coche

Esa prohibición de fumar en lugares públicos concurridos se extenderá a las playas, donde el hecho de fumar ya había sido puesto en entredicho en numerosas ocasiones sobre todo por los restos que demasiadas veces dejan los fumadores, que esconden las colillas en la arena con el consiguiente daño al medio ambiente. Pero la prohibición se extenderá también a los parques cuando la norma se concrete, previsiblemente en el primer trimestre de 2023, aunque no hay una fecha prefijada.

Encenderse un cigarrillo en el coche también estará limitado, aunque no se contempla que se prohíba totalmente como se había mencionado inicialmente. Finalmente, parece que Sanidad podría prohibir fumar a en el coche en función del número de ocupantes, aunque lo hará seguro en el caso de que viajen en el vehículo menores de edad o embarazadas. Se quiere extender la prohibición de fumar a cualquier espacio al aire libre donde se produzca una aglomeración, y eso puede ser muy complicado de poner en práctica en determinados contextos.

Parte de la fiesta

En los estadios de fútbol, al menos en los de los clubes de primer nivel, hace tiempo que no se permite fumar y hay zonas habilitadas para ello, pero muy diferentes son las plazas de toros, donde se justifica el tabaco, especialmente los puros, como parte de la idiosincrasia de la ‘fiesta’. Estamos habituados a ver cómo se fuma en las plazas de toros, cómo no se queja nadie y cómo cuando alguien osa hacerlo se le recrimina, y eso va a cambiar por ley. Ahora está prohibido fumar únicamente en las plazas de toros cubiertas y en las portátiles con cierre, pero es legal hacerlo en las descubiertas, que son mayoría, y además es una costumbre arraigada. La excepción es el País Vasco, que se adelantó a esta inminente norma y prohibió fumar y vapear en los cosos taurinos y los estadios deportivos en 2016.

Hasta tal punto llega la relación de toros y tabaco que también hay toreros que fuman en las plazas. Cigarrillos, muchos, pero llamaba más la atención el mexicano El Pana con sus puros y no lo hace menos Morante de la Puebla, que acostumbra a presumir de habano entre morlaco y morlaco. Las plazas de toros son excepcionales. Pudieron eludir la modificación de la ley en 2010, que impide fumar en todos los lugares públicos cerrados y en algunos espacios abiertos, pero la nueva reforma promete acabar definitivamente con los cigarrillos y los puros en los cosos taurinos, y está por verse que el sector lo acepte de buen grado. Los borradores de la nueva ley hablan de que en espacios al aire libre donde se produzcan aglomeraciones no estará permitido fumar, y las plazas de toros reúnen las características.

Sin marcas y logos

El tabaco causa más de 50.000 muertes año en España y el denominado Plan Integral de Prevención y Control del Tabaquismo 2021-2025, diseñado por la Dirección General de Salud Pública con la colaboración de las comunidades autónomas y entidades científicas, se marcó el objetivo de reducir en un 30% el consumo de tabaco en España en el año 2025, con respecto a los datos de 2010.

Para ello, otra de las prioridades que se marcan es que los paquetes de tabaco continúen con su progresión de parecerse cada vez menos a un paquete de tabaco, algo que igualmente sucede con los demás derivados. Hasta ahora se incluyen fotos desagradables y frases contundentes sobre las consecuencias de fumar justo al lado del sello con el logo de la Agencia Tributaria que los acredita para venderse legalmente en nuestro país, y la marca figura en la parte de abajo semicamuflada en la mayoría de los casos. Pero desde 2016 existe una normativa europea que apuesta por ir más lejos al impedir que se muestren marcas o logos en los envases del tabaco, y siete años más tarde también será aplicada en España cuando entre en vigor la nueva norma en 2023.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D