El CEO de JP Morgan Chase, a favor de subir los impuestos a los más ricos

Economía y capital

El CEO de JP Morgan Chase, a favor de subir los impuestos a los más ricos
Foto: Gretchen Ertl

El director ejecutivo (CEO) del banco de inversión estadounidense JP Morgan Chase, el multimillonario Jamie Dimon, está de acuerdo en que las personas que tengan mayores rentas paguen más impuestos, siempre y cuando el beneficio de ese hipotético aumento redunde en las personas que «realmente lo necesitan».

«Las personas que ganan más pueden permitirse pagar más y yo no tengo ningún problema en pagar unos impuestos más altos para hace frente a algunos de los retos fundamentales y las desigualdades de la sociedad», ha dicho Dimon, citado por Bloomberg. El CEO de JP Morgan está al frente del mayor banco de Estados Unidos y cuenta con una de las mayores fortunas del mundo (concretamente, la número 1756), según la revista Forbes.

Dimon ha hecho estas declaraciones después de que la diputada demócrata de la Cámara de Representantes por el estado de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez deslizara la idea de aumentar el tramo de impuestos al 70% para las rentas por encima de los 10 millones de dólares (algo más de 8.700.000 euros). En esto momentos, el tramo máximo en Estados Unidos es del 37% y se aplica a rentas de más de 510.300 dólares (444.339 euros) para personas físicas individuales y de 612.350 dólares (533.280 euros) para matrimonios.

La senadora demócrata por Massachusetts Elizabeth Warren planea actualmente proponer un impuesto para aquellos que tengan un patrimonio superior a los 50 millones de dólares.

No es la primera vez que James Dimon se pronuncia en este sentido. «Deberíamos tener un sistema de impuestos que, de manera progresiva, grave más a las rentas más altas, como la mía», decía en la última carta enviada a los accionistas de JP Morgan Chase. «Y, por supuesto, nadie quiere pensar en la idea de que su dinero se malgaste», añadía. Además, en 2017 dijo que estaría dispuesto a pagar unos impuestos personales más altos a cambio de pagar unos impuestos corporativos más bajos.