El Gobierno aprueba el subsidio para mayores de 52 años y el control horario de jornada laboral

Economía y capital

El Gobierno aprueba el subsidio para mayores de 52 años y el control horario de jornada laboral
Foto: zipi

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes un real decreto ley de medidas urgentes que recupera el subsidio de desempleo para mayores de 52 años, ahora limitado a quienes tenían más de 55 años. El Gobierno también ha aprobado la introducción obligatoria de un registro de horario de trabajo de empleados en todas las empresas para «combatir el fraude laboral y controlar el uso de horas extras», según ha explicado la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del gabinete del Gobierno, Valerio ha recordado que el subsidio para mayores de 52 años estaba contemplado en los Presupuestos, aunque no había entrado en vigor por el rechazo a las cuentas públicas.

El subsidio para mayores de 52 años tiene 114.000 potenciales beneficiarios que se sumarían a los 260.000 que lo cobran en la actualidad, y un coste de 388 millones solo para este año, según el proyecto presupuestario. Además, el Consejo de Ministros ha acordado bonificaciones a la contratación de parados de larga duración de las que se beneficiarán los empresarios que ofrezcan empleos indefinidos.

El texto aprobado este viernes de medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo incluye además el registro horario de la jornada laboral, que tardará en entrar en vigor dos meses desde la publicación del real decreto, que en principio está prevista para el próximo martes.

Esta medida se planeaba que fuera incluida en otro decreto ley que iba a revertir los aspectos más lesivos de la reforma laboral del PP de 2012 y que, según ha explicado hoy Valerio, se ha decidido finalmente dejarlo para tratar de alcanzar un acuerdo cuando ya haya otro Gobierno y otro Parlamento.

El real decreto aprobado hoy establece que «la empresa garantizará el registro diario de jornada, que deberá incluir el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora», sin perjuicio de la flexibilidad horaria establecida en el Estatuto de los Trabajadores. La empresa tendrá que conservar los registros durante cuatro años para que estén a disposición de los trabajadores, de sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.