El Gobierno habilitará campamentos para acoger 6.000 migrantes en Canarias

Sociedad

El Gobierno habilitará campamentos para acoger 6.000 migrantes en Canarias
Foto: Gelmert Finol| EFE

El Gobierno habilitará carpas y campamentos temporales de emergencia para acoger hasta 6.000 personas en las islas Canarias, concretamente en Gran Canaria, Tenerife y Fuerteventura, para contener el intenso flujo migratorio en el archipiélago e ir acogiendo a los inmigrantes que ahora se reparten por 17 complejos turísticos. De forma paralela, trabajará para dotar de otras 7.000 plazas estables en el interior de inmuebles.

En contexto: el Gobierno sigue buscando soluciones a la crisis migratoria en Canarias, pero sin trasladar de forma regular a la Península a todas personas que llegan a las islas, una demanda del Ejecutivo autonómico socialista, que se niega a seguir siendo el único territorio que sostenga la presión de la llegada de pateras.

Este viernes, la acción del Gobierno se ha desplegado en Las Palmas de Gran Canaria con la visita del ministro de Migraciones, José Luis Escrivá, y en Marruecos, con el viaje del ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska.

Escrivá ha anunciado que se habilitarán con carácter de urgencia campamentos con 6.000 plazas en Canarias. El plan se apoya, en buena medida, en los terrenos e inmuebles cedidos por el Ministerio de Defensa en tres islas, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y Bankia.

Escrivá ha destacado que «el 90 %» de los 18.348 inmigrantes que han llegado en patera a las islas en lo que va de año «son expulsables a sus países de origen» y ha recalcado que los traslados a la Península que puede promover su departamento se ciñen exclusivamente a personas en situación de vulnerabilidad.

En esta misma línea, el ministro del Interior ha explicado hoy que el Gobierno quiere evitar que Canarias se convierta en la «vía de entrada irregular en Europa». El ministro ha hecho estas declaraciones en Rabat, adonde se ha trasladado por séptima vez desde su nombramiento en un viaje interpretado como un intento de mayor cooperación del Gobierno marroquí para reforzar las repatriaciones de sus nacionales, dado que son más de la mitad de los migrantes llegados irregularmente a Canarias.

Marlaska ha defendido que no se contemplan traslados masivos y regulares a la Península, pero si ha aclarado que las personas con derecho a protección o vulnerabilidad tendrán trato preferencial. El traslado de los inmigrantes hacia la Península es una reiterada petición del Gobierno canario.

«Canarias se rebela, se revira y se opone a ser el único lugar de España donde tenga que quedarse toda la inmigración irregular. Hay un pacto por la migación y el asilo que dice rotundamente que Europa tiene que ser solidaria con las personas que llegan a los territorios fronterizos (…) Se lo digo con rotundidad al Gobierno de España y a la UE: Canarias no aceptará que toda la inmigración quede en Canarias», ha señalado el presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres.

Además, Torres ha dicho que sólo podrá estar satisfecho «cuando se desmantele» el campamento del muelle de Arguineguín, donde han llegado a hacinarse más de 2.500 personas esta misma semana, Torres ha estimado que «es una buena noticia» que comunidades como la Valenciana, País Vasco, Castilla y León, Extremadura y Aragón y la ciudad de Barcelona se hayan ofrecido a acoger a parte de los 9.000 inmigrantes que permanecen en Canarias.

Escrivá ha admitido que su ministerio «podría haber llegado antes» a responder a esta emergencia humanitaria, si bien ha estimado que «hay que mirar hacia adelante». El plan de acogida diseñado por Migraciones supondrá una inversión de 84 millones de euros, de los que 43 procederán de fondos EMAS y 41 de los fondos de recuperación de la UE.