El mes de julio de 2019, el más caluroso registrado en la historia

Energía y medioambiente

El mes de julio de 2019, el más caluroso registrado en la historia
Foto: Francisco Seco

El mes de julio de 2019 ha sido el más caluroso en el mundo desde que se miden las temperaturas, justo por encima del registrado en el mismo mes en 2016, según datos del servicio europeo Copernicus sobre el cambio climático.

«Julio es generalmente el mes más caliente del año en el mundo, pero según nuestros datos [el de este año] ha sido el más caluroso desde que se hacen las mediciones», ha declarado este lunes en un comunicado el jefe del servicio, Jean-Noël Thépaut.

«Con la continuación de las emisiones de gas de efecto invernadero y el impacto en el aumento mundial de las temperaturas, se seguirá batiendo récords«, ha dicho Thépaut.

Según los datos de Copernicus, el mes de julio de 2019 ha sido un 0,04ºC más caluroso que el mes de julio de 2016, año del récord precedente, marcado por la influencia del fenómeno climático de El Niño. La temperatura del mes de julio de 2019 ha sido un 0,56ºC más elevada que el promedio del período 1981-2000, ha indicado Copernicus.

Representa casi un 1,2 °C por encima del nivel preindustrial, base de referencia de los expertos de la ONU sobre el clima.

La diferencia entre julio de 2019 y julio de 2016 es tan leve que otros organismos que recogen y analizan los datos de forma diferente podrían llegar a otra conclusión, ha advertido sin embargo el organismo europeo.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos todavía no ha publicado sus conclusiones sobre el mes de julio de este año.

El mes de julio ha estado principalmente marcado por una canícula corta pero muy intensa en Europa, donde varios países como Alemania, Bélgica, Holanda y Francia han batido sus récords de calor.

Según Copernicus, las temperaturas han estado por encima de las normales en Alaska, Groenlandia y partes de Siberia, así como en Asia central y en algunas regiones de la Antártida.

La organización meteorológica mundial estima que 2019 estará entre los cinco años más calurosos registrados.

Deshielo en Groenlandia

La ola de calor llegada al Ártico tras su paso por Europa ha provocado en los últimos días temperaturas récord y una aceleración del deshielo en Groenlandia, un fenómeno que los expertos relacionan con las oscilaciones climáticas.

La estación del Instituto Meteorológico Danés (DMI) en Summit, en el centro de la capa de hielo permanente, ha registrado los dos primeros días de este mes de agosto 2,7ºC y 4,7ºC. Por lo que supera el récord de 2012 de 2,2ºC, aunque las cifras aún deben de ser contrastadas con las de otra estación próxima para ser definitivas.

El casquete glaciar groenlandés perdió el pasado jueves 11.000 millones de toneladas, otra cifra récord, más del doble de la media diaria en la época de deshielo, y el 60% de la superficie de esa capa estaba sometida a un proceso de derretimiento.

El mes de julio de 2019, el más caluroso registrado en la historia 1

Foto: Social Media | Reuters

Groenlandia ha experimentado desde abril temperaturas superiores a la media, lo que ha provocado que el inicio de la temporada de deshielo, que normalmente se produce a finales de mayo, se haya adelantado un mes, ha explicado a Efe uno de los climatólogos jefe del DMI, John Cappelen. Asimismo, se muestra cauto a la hora de explicar las causas del fenómeno y recuerda que Groenlandia ya ha experimentado situaciones similares en años anteriores.

«Unas temperaturas tan altas no son inusuales, ocurre de vez en cuando, se debe a las oscilaciones climáticas», ha aclarado el experto, quien añade que aunque todavía no se sabe cuándo se acabará la temporada de deshielo este año, no parece probable que se vaya a prolongar más de lo habitual.

A pesar de que solo en julio se derritieron 197.000 millones de toneladas de hielo en Groenlandia, Cappelen no cree que se vaya a batir la marca registrada en 2012, cuando mas del 90% de la superficie de la capa de hielo permanente llegó a verse afectada por el deshielo en julio de 2012.

Según datos del Instituto Polar Danés, el proceso de deshielo se ha ido frenando con respecto al récord del pasado jueves, aunque supera todavía la media habitual. El sábado se derritieron 8.500 millones de toneladas y, el domingo, 7.600.

Atribuir este fenómeno concreto a los efectos de la crisis climática puede ser apresurado, advierte Cappelen. Así, ha afirmado que «no se puede determinar con exactitud, aunque podría ser una señal del cambio climático».