El padre de Iglesias demanda a Álvarez de Toledo por faltar a su honor al llamarle "terrorista"

Política y conflictos

El padre de Iglesias demanda a Álvarez de Toledo por faltar a su honor al llamarle "terrorista"
Foto: Fernando Villar

El padre del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha presentado en los juzgados de Zamora una demanda contra la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, por «intromisión ilegítima en el derecho al honor» por decir que el líder de Podemos es «hijo de un terrorista».

En contexto: la demanda toma como referencia las palabras del pasado 27 de mayo de la portavoz parlamentaria del PP, que llamó a Iglesias «hijo de un terrorista», algo que el aludido ya consideró un «delito» por lo que dijo que pediría a su padre ejercer las «acciones oportunas». El enfrentamiento entre ambos se produjo durante una interpelación en la sesión de control al Gobierno, en la que Álvarez de Toledo replicó a la denominación de «marquesa» que reiteradamente le había dado Iglesias, afirmando: «Usted es el hijo de un terrorista. A esa aristocracia pertenece: la del crimen político».

Según la demanda a la que ha tenido acceso EFE, presentada este lunes 17 de junio ante el juzgado de primera instancia de Zamora, el padre de Pablo Iglesias, Francisco Javier Iglesias Pélaez reclama una indemnización de 18.000 euros a la portavoz parlamentaria del PP y que se publique la sentencia «a su costa» en dos diarios de tirada nacional, por haberlo calificado de terrorista.

Unas declaraciones que éste considera «una evidente y clara vulneración del derecho al honor» porque «son inveraces» y además versan sobre una persona que no tiene «relevancia pública alguna», pues su único punto de conexión con la política es ser padre del vicepresidente del Gobierno.

Una situación contraria a la de Álvarez de Toledo, cuyas declaraciones sobre el padre de Iglesias tienen, según la demanda, «una gran repercusión social y mediática».

El padre de Iglesias entiende que las palabras de Álvarez de Toledo, en las que se refirió a él como un terrorista, son «objetivamente ofensivas» y hacen desmerecer su persona. «La finalidad última de los calificativos, acusaciones e imputaciones de hechos proferidos por la demandada es atacar a un adversario político, aún cuando ello implique vulnerar derechos de terceros ajenos a la contienda partidista», recoge.

La propia presidenta del Congreso, Meritxell Batet, reclamó a la portavoz del PP que retirara estas palabras del diario de sesiones, a lo que Álvarez de Toledo se limitó a responder que el padre de Iglesias «era militante del FRAP», el Frente Revolucionario Antifascista y Patriota, y no las retiró.