The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

El PP y otros partidos recuerdan a Miguel Ángel Blanco, asesinado por ETA hace 20 años

Redacción TO
Última actualización: 31 Dic 2018, 4:58 pm CET
Foto: SERGIO PEREZ | Reuters/File

Un 10 de julio de 1997, el concejal del PP en la localidad vasca de Ermua, Miguel Ángel Blanco, de 29 años, fue secuestrado por ETA y asesinado 48 horas después. Se cumplen ahora 20 años de aquellas horas interminables en las que, por primera vez, la sociedad y los principales partidos políticos expresaron su rechazo al chantaje de los terroristas con una vigilia primero y con manifestaciones multitudinarias después que recorrieron todos los rincones del país. Dos décadas después el PP y varios ayuntamientos rinden homenaje desde este lunes y durante toda la semana a la memoria del edil popular asesinado con diversos actos en Madrid, Bilbao o Ermua, entre otras ciudades.

Homenajes no exentos de polémicas que rompen con la unidad del llamado espíritu de Ermua, ciudad de la que era vecino el concejal del PP, en torno al cual la sociedad y los principales partidos se unieron contra el terrorismo. A la decisión de Podemos e Izquierda Unida y del PSOE de no sumarse a las iniciativas del PP en varios ayuntamientos de España para homenajear al edil asesinado con la aprobación de una placa o una calle con su nombre, se suma la negativa de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, de desplegar una pancarta en la fachada del consistorio en memoria de Blanco, a propuesta del Movimiento contra la Intolerancia. La Alcaldía considera que este acto sería distinguir a una víctima de ETA del resto.

El PP ha celebrado a las puertas de la sede nacional de Madrid un acto en recuerdo de Miguel Ángel Blanco presidido por Mariano Rajoy, con un minuto de silencios y una lona desplegada en la fachada del edificio con la frase "Sigues dejando huella" y la imagen de Miguel Ángel Blanco. Todas las agrupaciones del PP y Nuevas Generaraciones a lo largo y ancho del país han rendido también homenaje a Miguel Ángel Blanco, al igual que la Fundación que lleva su nombre y que preside su hermana, la diputada del PP Marimar Blanco, presente en el acto de Madrid al medio día.

"Este es un pequeño homenaje que los militantes y el partido hemos querido dar a Miguel Ángel Blanco", ha declarado Rajoy a los periodistas ante la sede del PP donde se ha recordado al concejal. "Defendemos, con él y su memoria, los derechos de las personas a la vida de todas las personas a expresarse libremente y a los derechos humanos y, desde luego, repudiamos como siempre hemos hecho y vamos a seguir haciendo a aquellos que siguen liquidando lo que es más importante para el ser humano que es la vida", ha añadido el presidente del gobierno destacando que Blanco "no sólo está en la memoria y el recuerdo de quienes formamos parte del PP, sino también de todos los españoles".

Otros políticos e instituciones se han sumado también al recuerdo de Blanco a través de comunicados o de sus cuentas de Twitter con motivo de los 20 años de su asesinato.

 

48 horas que cambiaron España

Miguel Ángel Blanco fue secuestrado por los miembros del comando Donosti, Francisco Javier García Gaztelu, alias 'Txapote', Irantzu Gallastegui Sodupe, y José Luis Geresta Mujika, cuando se bajó del tren en el que regresaba cada tarde de su trabajo en Eibar a su casa en Ermua. Horas después, ETA emitió un comunicado en el que exigía al Gobierno central el acercamiento de los presos etarras a cárceles del País Vasco en un plazo de 48 horas o matarían al edil.

El Gobierno de José María Aznar no cedió al chantaje y ETA cumplió su amenaza. El cuerpo de Miguel Ángel Blanco fue encontrado en un descampado de la localidad de Lasarte-Oria, atado a un árbol y con varios disparos en la cabeza tras cumplirse el plazo impuesto por ETA. Trasladado al hospital, los médicos no pudieron hacer nada por salvar su vida, según informaron entonces las autoridades.

Durante esas 48 horas y tras la confirmación oficial del asesinato de Blanco, España entera se movilizó para expresar su repulsa hacia ETA. Aquella acción de la organización terrorista supuso un antes y un después y, por primera vez, la sociedad vasca salió a la calle para gritar a ETA "¡Basta ya!" en manifestaciones multitudinarias hasta entonces desconocidas.

Txapote e Irantzu Gallastegui fueron juzgados en 2006 y condenados a 50 años de cárcel por el secuestro y posterior asesinato de Miguel Ángel Blanco. El tercer etarra, Mujika, se suicidó en 1999.