El Senado de Argentina rechaza el proyecto para legalizar el aborto

Sociedad

El Senado de Argentina rechaza el proyecto para legalizar el aborto
Foto: Marcos Brindicci| Reuters

El Senado de Argentina ha rechazado este jueves el proyecto para legalizar el aborto con una apretada votación de 38 votos en contra, 31 a favor y dos abstenciones, informa la presidenta de la Cámara, Gabriela Michetti.

La propuesta había sido aprobada en un primer debate por la Cámara de Diputados, pero necesitaba la ratificación del Senado para convertirse en ley. Tras la votación de hoy, los legisladores no podrán realizar nuevo debate sobre la despenalización del aborto hasta marzo de 2019.

En la actualidad, el aborto en Argentina es un delito penado con la cárcel excepto en el caso de violación o riesgo para la salud de la madre.

Se trata de la primera vez que en Argentina, un país con una fuerte influencia católica, se discute un proyecto de ley que permitiría el aborto gratuito hasta la semana 14 de gestación, y que fue aprobado el pasado 14 de junio en la Cámara de Diputados con 129 votos a favor, 125 en contra y una abstención, en una sesión maratoniana de casi 24 horas en la que las posiciones fueron individuales y no siguieron línea partidista.

En las calles, defensores del aborto y antiabortistas pasaron la jornada pendientes del resultado del debate y posterior votación. La noticia de que había ganado el no a la reforma legal ha sido recibida con gran alegría por parte de los segundos.

El Senado de Argentina rechaza el proyecto para legalizar el aborto 1

Activistas anti aborto celebran en Buenos Aires el resultado de la votación en el Senado contra la reforma de la ley. | Foto: Agustin Marcarian | Anti-abortion rights activists celebrate lawmakers voted against a bill legalizing abortion, in Buenos Aires, Argentina August 9, 2018. REUTERS/Agustin Marcarian

Entre los que apoyaban el sí, la reacción ha oscilado entre la tristeza y la rabia. Algunos han lanzado piedras y han quemado contenedores, mientras la policía trataba de disolverlos con chorros de agua y gases lacrimógenos.