El 'Sí' se impone en los referéndums de Lombardía y Véneto para obtener mayor autonomía

Política y conflictos

El 'Sí' se impone en los referéndums de Lombardía y Véneto para obtener mayor autonomía
Foto: Alessandro Garofalo| Reuters

Los presidentes de las regiones Lombardía y Véneto en el norte de Italia reivindicaron este domingo la victoria del ‘Sí’ en sendos referéndums que reclaman más autonomía a Roma y denunciaron que varios ataques de hackers perturbaron el escrutinio.

La participación rondaría el 40% en Lombardía y el 60% en el Véneto, con más del 90% de votos a favor del sí, según resultados provisionales.

El presidente de Lombardía, Roberto Maroni, había indicado que una participación superior al 34% sería considerada un éxito, aunque sus adversarios del Partido Demócrata (PD) hablaban de fracaso si no se superaba el 50%.

En el Véneto, la consulta sólo es válida si se supera el 50% de los consultados. El presidente de esa región, Luca Zaia, habló de un «bello resultado«, con «más de dos millones» de habitantes que acudieron a las urnas.

Sin embargo, la transmisión de los resultados se vio afectada, según los responsables regionales, por un ataque de piratas informáticos.

«Tenemos tres niveles de seguridad, los hackers alcanzaron dos de ellos. Por el momento estamos un poco trancados y llamamos por teléfono a cada comunidad. Las cifras definitivas creo que las tendremos dentro de algunas horas», agregó Zaia, quien de todas formas reivindicó la victoria del sí en la consulta popular.

Roma acepta negociar

El subsecretario del Gobierno para los Asuntos Regionales, Gianclaudio Bressa, afirmó que el Ejecutivo «está preparado» para emprender dicha negociación, en declaraciones recogidas por los medios.

Estas dos regiones han convocado estos referéndums consultivos y no vinculantes, apoyados por la mayoría de los partidos de la oposición, con el objetivo de recabar apoyo y negociar con el Gobierno central una mayor autonomía. Quieren ganar competencias en materia educativa, medioambiental, de seguridad y migratoria pero, sobre todo, de naturaleza fiscal.

Y es que estas dos regiones, que suman el 34 % del PIB italiano, quieren reducir su déficit fiscal, la brecha entre lo que aportan al Estado y lo que este devuelve, una cantidad que algunos estudios cifran en 54.000 millones de euros para Lombardía y 18.000 millones para Véneto.

La Carta Magna italiana, desde su reforma de 2001, permite a las regiones que componen el país negociar mayores formas de autonomía, aunque para ello no es necesaria la celebración de referéndum, como ha sido el caso de Emilia-Romagna, informa Efe.