El Supremo fija que nacer en el Sahara antes de 1975 no da la nacionalidad de origen

Energía y medioambiente

El Supremo fija que nacer en el Sahara antes de 1975 no da la nacionalidad de origen
Foto: Francisco Seco

El Tribunal Supremo ha establecido en una sentencia que haber nacido en el Sahara Occidental antes de 1975 no da derecho a la nacionalidad española de origen. El Supremo considera así que el territorio no formaba parte de España a efectos de la nacionalidad.

La Sala Primera del Tribunal Supremo ha estimado el recurso de casación interpuesto por la Dirección General de los Registros y del Notariado contra una sentencia que había declarado la nacionalidad española de origen de una demandante, nacida en el Sahara Occidental en 1973. Dicha sentencia había declarado la nacionalidad española de origen aplicando un artículo del Código Civil que reconoce ese estatus a «los nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecieren de nacionalidad o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad».

No obstante, la sentencia cuenta con un voto particular, suscrito por tres magistrados, que consideran que el reconocimiento de la nacionalidad española de origen no es contrario a la doctrina del Tribunal Supremo.

El Supremo considera que el Sahara «no puede ser considerado España a efectos de la nacionalidad de origen». El Tribunal afirma que independientemente de la opinión que merezca la normativa de los años 70 que regula la descolonización, y la actuación de España como potencia colonizadora, «lo indiscutible es que esa normativa específica reconoce la condición colonial del Sahara».

El Tribunal Supremo añade que viene reconociendo el estado de apátridas a las personas nacidas en el Sáhara Occidental antes de su descolonización.

La actual posición política de España con respecto al conflicto del Sahara no ha cambiado, como explicó en febrero la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. La ministra aseguró a Marruecos que España mantenía su posición sobre el Sahara) tras un encuentro de el secretario de Estado de Asuntos Sociales, Nacho Álvarez, con un representante del Frente Polisario.