Cesar Cidraque Llovet

Apártate, pero no te vayas

Cabréate, enfádate todo lo que quieras. Pero explota mañana. Sólo espérate 24 horas para montar en cólera. Difícil, es verdad. Pues te propongo otra cosa.

Opinión

Apártate, pero no te vayas

Cabréate, enfádate todo lo que quieras. Pero explota mañana. Sólo espérate 24 horas para montar en cólera. Difícil, es verdad. Pues te propongo otra cosa.

A veces el orgullo separa más que la distancia. Tienes todo el derecho a cabrearte, a estar dolido, triste. Es natural. Incluso tienes derecho a que te moleste algo o alguien, por supuesto. Aunque a otro le parezca insignificante. ¡Que les den! Estamos de acuerdo.

Cabréate, enfádate todo lo que quieras. Pero explota mañana. Sólo espérate 24 horas para montar en cólera. Difícil, es verdad. Pues te propongo otra cosa.

Cállate, no digas nada. Porque tienes todo el derecho a hablar sin ira, para que se te comprenda. Para no ofender a nadie ni causar dolor. Que no haya nada de lo que tengas que arrepentirte. También es difícil, es verdad…

Apártate, pon horas y espacio de por medio. Días si hace falta. Distráete y ocúpate con otras cosas, tu cabreo lo trataremos mañana o pasado, no te preocupes, no hay prisa. Apártate, pero vuelve siempre. No esperes a que den el primer paso por ti. Cuando estés preparado para hablar, hazlo. Renuncia al orgullo, al ego mal entendido. El grande es el capaz de hacer lo que casi nadie hace. Sé grande. “Oye, ¿estás dispuesto a escuchar cómo me siento respecto a lo que ocurrió el otro día?” Te sentirás mejor, no tendrás nunca nada que reprocharte. Lo habrás hecho lo mejor que has podido. A eso se le llama quererse a uno mismo, humildad, sabiduría, madurez y respeto.

Toma la iniciativa. Olvídate del cuento aquel de tener razón. Regala la razón, lo que importa es sentirse bien. De aquí 200 años ninguno de nosotros estaremos para ver quién tenía razón, va a dar igual… Cada persona tiene su razón, su modo de ver las cosas. Pero la única razón valiente es la del que renuncia a ella para cuidar mejor a los demás.

Más de este autor

El precio del valor

Yo pensaba que la principal tarea del político era la de servir al ciudadano. Que su principal herramienta es el pacto, el diálogo, la retórica.

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

La invención del cine

«Lo que los Lumière inventaron y lo que echamos de menos ahora no son solo las películas, sino esa especie de rito laico e individual que, en cambio, funciona en conjunto, o funciona también en conjunto»

Opinión