The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Aquí, un PSOE

Foto: CRISTINA QUICLER | AFP PHOTO

Las vendettas, dentro de la izquierda que se quiere plural y que está ya ‘sorpassada’, vienen siempre camufladas con la etiquetilla de nuevos tiempos. Aceptamos que no hay un gobierno de los mejores, y conforme a esa realidad metafísica se da todo lo demás: la política, la vida. Este Pedro Sánchez victorioso ya ha tirado de sus fieles y de esa amalgama de rencores, fidelidades y causas distintas que han venido llamando militancia. Por la militancia de Sánchez pasan los que un día fueron represaliados, aquellos que un día estuvieron a punto de tocar pelo, alguna veleta ‘errejonista’ que ha visto cómo se las gastan en el partido morado, y hasta una señora de Brazatortas que no deja de ver a Pedro Sánchez como un nuevo Suárez, guapo y renovador según sus entenderas. Y el equipo de Sánchez está ya aquí; de Lastra con sus tácticas guerrilleras  y de Margarita Robles en esa portavocía gritona, con colores juveniles, a la hora que conecta con Ferreras y todo español parece culpable de algo. Y, mientras tanto, el partido que dicen que más se parece a España con el eterno retorno del conflicto catalán, del encaje, o de como quieran llamar estas tiranteces periferiantes para mantener la rosa, siquiera simbólicamente, en el cinturón rojo de Barcelona

El PSOE de Sánchez hará lo posible con más poder; esto es, las consignas más resultonas del zapaterismo vendrán a imponerse como cuestión de fe. Se desconectará con el pasado, y hasta en Andalucía anda el sanchismo dinamitando desde dentro aquellas estructuras que Susana Díaz creyó un día como propias. Y de contenido social, poco, pues que lo importante está en volver a la enésima refundación de este partido de cal y de arena, de rosa y de Íbex, de iluminados y de fontaneros.

Más de este autor

Más en El Subjetivo