Gabriel González-Andrio

Autogoleada en la FIFA

Un organismo que tiene el poder de dar o quitar un Mundial a un país –con la inversión millonaria que eso conlleva- debería ser auditado permanentemente. Me pregunto quién audita entonces a la firma de auditoría, claro...

Opinión

Autogoleada en la FIFA

Un organismo que tiene el poder de dar o quitar un Mundial a un país –con la inversión millonaria que eso conlleva- debería ser auditado permanentemente. Me pregunto quién audita entonces a la firma de auditoría, claro…

Hace tiempo que se habla de los bajos fondos del fútbol mundial, representado por la FIFA y el intocable todopoderoso magnate Joseph Blatter. Ni las últimas detenciones, ni las acusaciones de corrupción, ni las denuncias de otros candidatos, como Luis Figo, han servido de nada para echarle de la poltrona. 

Todos sabíamos que los palcos de los grandes clubes siempre han sido un marco incomparable para hacer suculentos negocios. A ver si ahora alguien se va a tragar el cuento de que los grandes empresarios del planeta quieren presidir esas entidades por su amor a los colores. Más bien por su amor al color de los billetes, que es bien distinto.

El fútbol es un grandísimo negocio donde se entremezclan demasidos intereses extra-deportivos. Y por eso todo hijo de vecino quiere meter el cucharón para ver qué saca.

A nadie con dos dedos de frente se le escapa que los grandes fichajes, los derechos televisivos o los patrocinios son una tentación demasiado próxima para los mandatarios y sus palmeros. Ahora se habla de Neymar, pero está claro que es solo es la punta del iceberg.

Lo que ocurre en la FIFA no es nuevo. Un organismo que tiene el poder de dar o quitar un Mundial a un país –con la inversión millonaria que eso conlleva- debería ser auditado permanentemente. Me pregunto quién audita entonces a la firma de auditoría, claro…

Que Blatter haya vuelto a  salir elegido es como para echarse a temblar.  El estamento del fútbol internacional está bajo sospecha y no parece que este señor sea la solución.

Conclusión. Si ha vuelto a salir votado todo lleva a pensar que sus compañeros de viaje no quieren ni perder sus presuntos privilegios, ni dejar que se limpie una cloaca en la que cada día huele peor.

Mal presagio.

Contexto

    Más de este autor

    Descansen en paz

    Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

    Opinión

    El padre del novio

    Al parecer la idea nació del padre del impronunciable Üzümcüoglu, quien dijo al diario Serhat Kilis que espera que “si Dios quiere, esto llevará a otros a compartir sus fiestas de bodas con sus hermanos sirios”. Esto es un corazón gigante y lo demás son sueños quiméricos.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Jaime G. Mora

    Las transiciones del rey

    «¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

    Opinión

    Daniel Capó

    Hijos de la ira

    «Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

    Opinión