Paula Martin

Bienvenidos

Por los que ya no están, como Aylan y sus hermanos. Por los que tienen que aguantar ausencias, como el padre de Aylan. Por los que lucháis por una vida digna y en paz. Por lo que habéis tenido que sufrir, llorar, ver y padecer en silencio. Por lo mal que os han tratado en otros sitios en los que habéis estado ‘de paso’. Porque sois personas, como los que poblamos el resto de Europa

Opinión

Bienvenidos

Por los que ya no están, como Aylan y sus hermanos. Por los que tienen que aguantar ausencias, como el padre de Aylan. Por los que lucháis por una vida digna y en paz. Por lo que habéis tenido que sufrir, llorar, ver y padecer en silencio. Por lo mal que os han tratado en otros sitios en los que habéis estado ‘de paso’. Porque sois personas, como los que poblamos el resto de Europa

Bienvenidos. Sí: ¡¡¡BIENVENIDOS!!! Yo os acojo. Os admiro. Y os ayudaré todo lo que pueda.

Sé que echaréis de menos vuestras raíces, vuestro país, vuestra casa, a los que se quedaron allí o a los que no pudieron llegar con vida, también lo que un día fuisteis y os lo arrebataron otros sin piedad ni potestad alguna. Sé que echaréis de menos muchísimas cosas y a muchísima gente. Sé que no será fácil para vosotros. Que os sentiréis extraños. Que quizá percibáis que algunos no os quieren aquí, en la Europa ‘calmada’. Y también sé que si por vosotros fuera estaríais en Siria, pero en una Siria en paz, siguiendo con vuestra vida, como hasta no hace tanto habíais hecho.

Por los que ya no están, como Aylan y sus hermanos. Por los que tienen que aguantar ausencias, como el padre de Aylan. Por los que lucháis por una vida digna y en paz. Por lo que habéis tenido que sufrir, llorar, ver y padecer en silencio. Por lo mal que os han tratado en otros sitios en los que habéis estado ‘de paso’. Porque sois personas, como los que poblamos el resto de Europa. Porque yo no olvido que a muchos españoles durante la Guerra Civil también les acogieron. Porque me gustaría que si algún día estuviera en vuestra situación, me ayudaran y no se olvidaran de mí.

Por todo lo anterior y mucho más: ¡¡Bienvenidos, amigos refugiados!!

España puede resultar muchas veces insoportablemente cruel, depende con quién des. Pero también puede ser extremadamente generosa, depende con quién des de nuevo. Yo, desde mi humilde opinión y mis humildes recursos, me comprometo a ayudaros, pero sobre todo a conseguir que os sintáis bien, como un habitante más, aunque anheléis vuestro hogar.

«Que nadie se haga ilusiones de que la simple ausencia de guerra, aun siendo tan deseada, sea sinónimo de una paz verdadera. No hay verdadera paz si no viene acompañada de equidad, verdad, justicia y solidaridad”. Juan Pablo II.

Contexto

    Más de este autor

    ¿El fin justifica los medios?

    La barbarie yihadista ha llegado a Europa. Repito: a Europa, que ya existía antes. Está también en Siria, en muchos países de África, etc, pero nos acordamos ahora de lo poco buenos que son los que forman el ISIS. Ahora… que están aquí.

    Opinión

    El tiempo todo lo cura

    “Nunca es tarde”. “Mejor tarde que nunca”. “Nunca es tarde si la dicha es buena”. Y así una larga lista de ejemplos que evidencian que, si queremos, siempre podremos hacer ese “algo” que quedó pendiente.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Ferran Caballero

    Que gane el campeón

    «Lo que celebra Nike, lo que celebra el progresismo, ya no es el progreso sino el presente, con todas y cada una de sus contradicciones y por muy terribles e injustas que puedan ser»

    Opinión

    Lea Vélez

    La fama alcanzable

    «La fama es un tema enorme, un asunto extraño, una frontera narrativa. No se ven igual las cosas desde aquel lado de la fama, desde el mundo del famoso»

    Opinión

    Aloma Rodríguez

    Vuelta al cole

    «La educación es uno de los asuntos sobre los que nunca estamos de acuerdo y, como sucede con otros temas importantes, se usa para agredir al adversario político»

    Opinión