Carme Barcelo

Black Sunday

Una cuchillada por la espalda como la que mató a Jimmy. Una somanta de palos para los que siguen tolerando y mirando de soslayo la xenofobia, el racismo, la intolerancia y cualquiera de las formas conocidas de la violencia.

Opinión

Black Sunday

Una cuchillada por la espalda como la que mató a Jimmy. Una somanta de palos para los que siguen tolerando y mirando de soslayo la xenofobia, el racismo, la intolerancia y cualquiera de las formas conocidas de la violencia.

Empezaron la batalla 60, acabaron 180 y murió uno. Estos son los números. Lo peor es el niño que se queda sin padre y la horrible sensación de que nunca hacemos lo suficiente los que estamos inmersos de forma directa o indirecta en el mundo del futbol.

La batalla campal entre ultras de un equipo y otro, con ideologías de extrema derecha e izquierda, que quedan por whatsapp para zurrarse a las 9 de la mañana justo antes de un partido y que acaban muriendo y matando. Y los organismos, fuera de cobertura. Justo los días que han de estar con cien ojos, con los teléfonos operativos y las alarmas encendidas.

La Federación Española de Fútbol, cuyo leit motiv profesional se sucede en fin de semana, estaba de fiesta. A primera hora de la mañana nadie sabe, nadie contesta, mientras un crío pierde a su padre en una reyerta de vergüenza ajena. Al mediodía, se disputa el partido más allá del estado crítico del que luego muere y de los 25 heridos.

En el papel, un equipo gana y el otro pierde. Para mí, la magnitud de la derrota es brutal. Una cuchillada por la espalda como la que mató a Jimmy. Una somanta de palos para los que siguen tolerando y mirando de soslayo la xenofobia, el racismo, la intolerancia y cualquiera de las formas conocidas de la violencia. Pero el espectáculo debe continuar y suena el pitido inicial en el Calderón con un muerto y decenas de heridos en el calentamiento previo. Asco. Vergüenza. La misma que siento cuando voy a las canchas de baloncesto a ver los partidos que juega mi hijo y escucho las barbaridades que sueltan por la boca algunos padres. Ese es uno de los caldos de cultivo. La no educación de base. La falta de respeto más absoluta a los valores del deporte. Y así escribimos la historia más negra de nuestro fútbol, con diez víctimas mortales desde el 82. Basta ya.

Más de este autor

El demonio de TASmania

El TAS ha dado al traste con el futuro deportivo más inmediato del F.C.Barcelona, que no podrá fichar hasta enero de 2016. Un año sin poder contratar a ningún jugador. Ello deja al club azulgrana en inferioridad de condiciones para competir al máximo nivel.

Opinión

Hermanos y residentes en el podio

Cervera en el mundo. Con sus dos campeones. Con esa familia Márquez que ha puesto a la pequeña ciudad catalana una vez más en los medios.

Opinión

Más en El Subjetivo