The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

¿Blatter o Chiquito de la Calzada?

Poco me parece demandar una disculpa pública a un hombre que, por lo visto en esa charla, no está capacitado ni para presidir su comunidad de vecinos

Lamentable el numerito protagonizado por el presidente de la FIFA Joseph Blatter ante un grupo de estudiantes de la Universidad de Oxford. El suizo que en su día había confesado su admiración por el Madrid de Alfredo Di Stéfano, no tuvo mejor idea que ponerse a imitar, de forma grotesca, a Cristiano Ronaldo mientras reconocía su rendida admiración por el jugador del Barcelona Messi. Vergonzoso el papelón del personaje al que no hace tanto tiempo el Real Madrid había nombrado socio de honor de la entidad madridista. 

Aunque la respuesta del equipo blanco y de Cristiano no se han hecho esperar, poco me parece demandar una disculpa pública a un hombre que, por lo visto en esa charla, no está capacitado ni para presidir su comunidad de vecinos. Su actuación, al más puro estilo Chiquito de la Calzada, es más propia del club de la comedia que de un dirigente que encabeza, no lo olvidamos, el máximo organismo del fútbol mundial. Viendo y escuchando el desprecio con el que hablaba sobre Cristiano Ronaldo en contraste con la idolatría que mostró al hacerlo de Leo Messi, uno empieza a entender muchas de las cosas que algunos ya habían denunciado en torno a votaciones manipuladas, tratos de favor y alguna tropelía más que provocaron que, por ejemplo Mourinho, no asistiera a la gala en la que, en enero de este año, se elegía al mejor jugador y al mejor técnico de la pasada temporada. Insinuó Mou que aquello era poco menos que una pantomima y visto lo visto, me da que se quedó corto con esa apreciación.

Más que a una pantomima con este señor de presidente, a lo que podemos asistir un año sí y otro también, es a una opera bufa en la que el papel protagonista ya tiene dueño. Ahora de lo que se trata es que el Madrid no sea comparsa de la comedia cómica. Con disculpa o sin ella, lo lógico sería retirarle la condición de socio de honor y en tanto no se pidan las excusas pertinentes, no asistir a ningún acto organizado y presidido por Chiquito… ¡perdón!, Joseph Blatter.

Más de este autor

Cartas marcadas

Difícil es encontrar en la centenaria historia del Real Madrid un caso como el de Diego. Sin comerlo, ni beberlo, regresa al club por ...

Más en El Subjetivo