The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Bofetada moral en París

Francia es un barco que zozobra gobernado por un capitán que, según las encuestas, es el más inepto de todos los capitanes

La vida y el tiempo nos dan lecciones que no debemos pasar por alto. Es más, creo que las cosas no pasan por casualidad. Inmersos en una espiral de espionaje, racismo, auge de la extrema derecha, detenciones y deportaciones familiares, Francia es un barco que zozobra (como muchos en Europa) gobernado por un capitán que, según las encuestas, es el más inepto de todos los capitanes que ha tenido el país galo en los últimos decenios.

Y dentro de este panorama poco alentador para los franceses y sus gobernantes, llega a París el Circo Romanès, uno de los circos mas interesantes, desconocidos, originales y geniales que recorren Europa, con Roujenka Romanès, gitana de 13 años, como máxima estrella de la función. La llegada del Circo Romanès puede que sea la mejor respuesta moral (y artística) al despropósito que han perpetrado las autoridades galas para con la pequeña Leonarda Dibrani, de etnia gitana, detenida y expulsada durante una excursión escolar. La joven llevaba cuatro años escolarizada en Francia, pero las cosas son como son, y lo que vino después de su deportación todavía es más surrealista, demostrando que Francia arrastra desde hace muchos años un gravísimo problema con la inmigración y los derechos humanos.

Volviendo al circo, ver en directo a la joven Roujenka Romanès, protagonista del espectáculo 'Voleur de Poules' (El vuelo de los pollos, en alusión a su etnia) no sólo nos ofrece un maravilloso ejemplo de poesía en movimiento, sino que nos da una lección de humildad y de cómo un circo sin grandes presupuestos puede ser espectacular. Roujenka es la cuarta hija de Alexandre y Delia Romanès, los máximos responsables del circo, que ofrecerá la noche de fin de año un espectacular 'Folie Tzigane en Zona Libre', con música y cena hasta el alba.

Estarán hasta el 23 de febrero de 2014 en la gran carpa del Cirque Romanès, 42-44 boulevard de Reims, en París. Si pueden, no se lo pierdan.

Más de este autor

Más en El Subjetivo