María Jesús Espinosa de los Monteros

Cercas y la política tribal

«Cercas ha afirmado en muchas ocasiones que la política no debería funcionar así -apasionadamente-, al menos la política democrática. Porque lo que hace la democracia consiste en racionalizar la política, es decir, destribalizarla»

Opinión Actualizado:

Cercas y la política tribal
Foto: | Wikipedia
María Jesús Espinosa de los Monteros

María Jesús Espinosa de los Monteros

Apasionada de la radio, los podcasts, la literatura y el cine. Una vez hice una tesis doctoral sobre R. W. Fassbinder. También tengo dos Premios Ondas.

Independencia es la última novela de Javier Cercas publicada en Tusquets. En ella siguen las andanzas del ‘mosso’ Melchor Marín, hijo de una prostituta asesinada, expresidiario, lector febril de ‘Los miserables’ de Víctor Hugo. La excusa narrativa de la novela es la extorsión que sufre la alcaldesa de Barcelona por un vídeo sexual que tiene lugar en 2025, un futuro no muy lejano en el que se dibuja una Barcelona post-procés que sigue soportando los mismos conflictos y con una clase burguesa enquistada en el poder.

Enric Vidal, uno de los  protagonistas de la novela, es un representante perfecto de esa élite económica catalana. En el libro pronuncia la frase: «El catalán que no quiere la independencia no tiene corazón; el que la quiere, no tiene cabeza». Se trata de una frase que define bien el nudo del problema catalán, es decir, la sentimentalización de la política que vuelve los problemas irresolubles.

Cercas ha vivido esta semana en sus carnes la prueba fehaciente de que sobre sentimientos no se puede discutir. Es imposible. El escritor apareció en la televisión pública catalana para decir algo que todos los estudios políticos del mundo avalan: con sus zonas más brillantes y sus zonas más oscuras, España es una democracia plena. Buena parte del separatismo catalán reaccionó atribuyendo una connotación bélica a esta frase que Cercas pronunció en 2019: “Cuando la vida pública, la política, se llena de pasión, aventuras, emociones, como nos ha ocurrido a los catalanes en los últimos años, échate a temblar o llama a la unidad del general». Se refería, claro, al máximo responsable de la Unidad Militar de Emergencias (UME) que estaba presente cuando pronunció esa frase en un acto público y a su labor en caso de catástrofe.

Cercas ha afirmado en muchas ocasiones que la política no debería funcionar así -apasionadamente-, al menos la política democrática. Porque lo que hace la democracia consiste en racionalizar la política, es decir, destribalizarla. Sólo eso es lo que nos permite poder discutir de los problemas y, tal vez, resolverlos. Es lo que hacen, por ejemplo, los expolíticos convertidos en tertulianos de Onda Cero: Borja Sémper y Eduardo Madina. Su espacio ‘La Ínsula’ recuerda por qué el diálogo no cotiza ahora mismo en el Congreso ni en el Senado.

El ataque a Cercas de los últimos días recuerda a una verdad imbatible de nuestros tiempos: dividir una sociedad es muy fácil, pero volverla a unir es casi imposible. Al menos, en el corto plazo. Y, sin embargo, cuánta falta nos hace.

Más de este autor

Valle inquietante

«Sólo un 34% de las personas que trabajan en las grandes cinco empresas tecnológicas son mujeres. Los números crecen pero tan lentamente que el ecosistema parece agotarse»

Opinión

El arte de ser libre

«Me preguntaba si alguien se había parado a escudriñar la palabra ‘libertad’ durante la campaña. Una palabra manoseada y castigada, masticada y casi vomitada por todos los partidos políticos»

Opinión

Más en El Subjetivo

Ricardo Dudda

Tres conexiones americanas

«La obsesión antiamericana es una parte indisoluble de la identidad francesa, que según muchos agoreros está siempre asediada y en peligro por las fuerzas de la globalización, el inglés, Europa y la influencia corrosiva de Hollywood»

Opinión

Gregorio Luri

La muerte de James Bond

«Hoy no se puede soñar con poner al lado de James Bond a una heredera de Ursula Andress, porque ahora a las actrices hay que mirarlas a los ojos para ver su alma»

Opinión