Gabriel González-Andrio

Chocar con el mismo muro

La imagen del soldado Hans Conrad Schumann huyendo de la RDA mientras custodiaba el muro de Berlín es la que cualquier fotoperiodista nos hubiera gustado sacar. Lo tiene todo. No en vano la imagen es un icono histórico.

Opinión

Chocar con el mismo muro

La imagen del soldado Hans Conrad Schumann huyendo de la RDA mientras custodiaba el muro de Berlín es la que cualquier fotoperiodista nos hubiera gustado sacar. Lo tiene todo. No en vano la imagen es un icono histórico.

La imagen del soldado Hans Conrad Schumann huyendo de la RDA mientras custodiaba el muro de Berlín es la que cualquier fotoperiodista nos hubiera gustado sacar. Lo tiene todo. No en vano la imagen es un icono histórico. Nadie pensaba entonces que en 1989 esas toneladas de hormigón y piedra se iban a venir abajo.

Más allá de las celebraciones, este aniversario de la caída del muro debería servirnos para escarmentar, para que la diplomacia internacional esté atenta para que no se repitan errores del pasado. La realidad es que sigue habiendo muros, y no me refiero sólo a los que se ven.
A veces es más difícil de derrumbar esos muros construidos a base de terror. Lo estamos viendo en Oriente Medio o África, con cientos de miles de desplazados cada día. Familias enteras que han tenido que huir con lo puesto. Sin futuro, sin dinero, sin trabajo, sin papeles, sin ciudadanía…

Los muros de la indiferencia son los más difíciles de tirar. Y creo que en esas estamos en una sociedad cansada de observadores que no hacen nada e incluso miran para otro lado. La historia los juzgará por sus omisiones, si las hubo.

Lo estamos viendo también en nuestra cansada y envejecida Europa. Kiev y Moscú han entrado en una espiral que podría no tener fin. Este sí que es un muro difícil de derribar, pero lo tenemos en nuestras narices, en los telediarios, en la prensa, en todas partes. Muertos en ambos bandos y la llegada de un invierno que podría cobrarse aún más víctimas inocentes.

¿A qué están esperando las autoridades para hacer algo? ¿No interesa? No parece normal que hace unos días se haya bombardeado un avión de civiles provocando una matanza y ya se haya olvidado. ¿Qué nos está pasando?

Algunos deberían reflexionar sobre lo de chocar dos veces con la misma piedra. En este caso, con el mismo muro. Mal ejemplo estamos dejando a las nuevas generaciones, horrorizadas al ver cómo sus mayores hicieron oídos sordos.

Acabemos con los muros de la indiferencia.

Más de este autor

Descansen en paz

Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

Opinión

El padre del novio

Al parecer la idea nació del padre del impronunciable Üzümcüoglu, quien dijo al diario Serhat Kilis que espera que “si Dios quiere, esto llevará a otros a compartir sus fiestas de bodas con sus hermanos sirios”. Esto es un corazón gigante y lo demás son sueños quiméricos.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jaime G. Mora

Las transiciones del rey

«¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

Opinión

Daniel Capó

Hijos de la ira

«Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

Opinión