Antonio García Maldonado

Contra los héroes

Una de las muchas virtudes de Dunkerque ha sido la de mostrar el despliegue de un esfuerzo colectivo, sustentado en unas instituciones sólidas que apenas se mencionan pero están ahí (esa lista de “barcos de recreo requisables”) y un liderazgo político y militar que sabe utilizar todo eso al servicio de una causa noble. En este sentido, la película de Christopher Nolan va a contracorriente de algunas de sus propias películas, como Batman, donde la lucha entre el bien y el mal se personifican en héroes o villanos de los que depende la salvación del mundo. Los tráiler previos en la sesión a la que asistí fueron bastante elocuentes: el primero, sobre la adaptación de la novela de Stephen King La torre oscura, donde Idris Elba tiene que salvar la tierra del malvado que interpreta Matthew McConaughey, mientras los habitantes del planeta esperan pasivos e ignorantes el desenlace de esa lucha; el segundo, la nueva saga del Spiderman youtuber, donde el remozado Peter Parker tendrá que seguir echando redes de balcón en balcón por nosotros, para preocupación de su pobre tía.

Opinión Actualizado:

Contra los héroes
Antonio García Maldonado

Antonio García Maldonado

Edito, traduzco, analizo y escribo. Aspiro a un estoicismo beckettiano: "Fracasa de nuevo, fracasa mejor". Sureño.

Una de las muchas virtudes de Dunkerque ha sido la de mostrar el despliegue de un esfuerzo colectivo, sustentado en unas instituciones sólidas que apenas se mencionan pero están ahí (esa lista de “barcos de recreo requisables”) y un liderazgo político y militar que sabe utilizar todo eso al servicio de una causa noble. En este sentido, la película de Christopher Nolan va a contracorriente de algunas de sus propias películas, como Batman, donde la lucha entre el bien y el mal se personifican en héroes o villanos de los que depende la salvación del mundo. Los tráiler previos en la sesión a la que asistí fueron bastante elocuentes: el primero, sobre la adaptación de la novela de Stephen King La torre oscura, donde Idris Elba tiene que salvar la tierra del malvado que interpreta Matthew McConaughey, mientras los habitantes del planeta esperan pasivos e ignorantes el desenlace de esa lucha; el segundo, la nueva saga del Spiderman youtuber, donde el remozado Peter Parker tendrá que seguir echando redes de balcón en balcón por nosotros, para preocupación de su pobre tía.

En una época donde la búsqueda de la individualidad y la diferenciación narcisista han alcanzado cotas sonrojantes, no sorprende el enfoque de las producciones con superhéroes, sino el planteamiento colectivo de Nolan, que también ha escrito el guión. Aquí no hay héroes, porque todos lo son. Y quizá el filme sea otra reacción a la falta de sensación de comunidad vivido en los últimos lustros de crisis, aceleración tecnológica y disolución de vínculos laborales y sociales (donde también se han puesto más caros los familiares y afectivos).

Frente a la consecuencia patológica de esa malaise que fue el BrexitDunkerque es una estupenda película que, incluso, podría haber actuado de vacuna y refugio contra esa melancolía de la que se han aprovechado (por incomparecencia de otros) Farage, Le Pen o Trump. Se le han afeado algunos clichés en personajes demasiado arquetípicos, pero, si no podemos permitirnos subrayados épicos ni en una película basada en una evacuación prodigiosa en la guerra moralmente más incontestada, ¿en cuál podemos? Bien está recordar y narrar. También cuando, como comunidad, hacemos bien las cosas.

Más de este autor

Exploradores de los confines de la vida

«La soledad y el sufrimiento ante la muerte de los más mayores debe impulsar cambios en la forma que tratamos esa etapa de la vida, aunque sólo sea porque, en el mejor de los casos, llegaremos a ella»

Opinión

Falló el Rey, pero sobre todo la Corte

«La espantá del Rey emérito, tótem de una época, tiene algo, por eso, de confesión de inopia, porque es improbable que poner tierra de por medio solucione nada en la propia institución que ahora encabeza su hijo –si es que no lo agrava–»

Opinión

Más en El Subjetivo

Víctor de la Serna

De aquella bronca a una buena colaboración

«En cierto modo Kamala Harris es una versión femenina de Barack Obama: familia burguesa de alto nivel cultural, su negritud es relativa ya que es hija de profesores universitarios extranjeros, india y negro, sin antecedentes dentro de la población descendiente de los esclavos»

Opinión

Paco Reyero

Kamala Harris, el origen y mucho más

«En la política (y probablemente más en la política norteamericana) todo es pasajero: recuérdese el rechazo de George Bush padre a Ronald Reagan, del que luego fue fiel vicepresidente dos mandatos y sucesor presidencial»

Opinión