Patricia F. de Lis

Cuando la ciencia gana a las leyes

La ciencia sigue avanzando, y también lo hace el sentido común. Porque las leyes deberían adaptarse a las necesidades de todos, y no a las creencias de unos pocos.

Opinión

Cuando la ciencia gana a las leyes

La ciencia sigue avanzando, y también lo hace el sentido común. Porque las leyes deberían adaptarse a las necesidades de todos, y no a las creencias de unos pocos.

Susan Solomon trabajaba como abogada y empresaria en Nueva York cuando decidió dejarlo todo e invertir sus ahorros en crear una fundación para investigar con células madre. Era el año 2005, su madre acababa de morir y a su hijo le habían diagnosticado una diabetes tipo 1. Solomon comenzó a investigar sobre las prometedoras terapias con células madre, y todos los científicos con los que hablaba se quejaban de las leyes que había impuesto el presidente George W. Bush para limitar el uso de embriones en investigación. Solo se podía avanzar en ese camino con financiación privada. Y Solomon se remangó, y empezó a buscarla.

Casi diez años después, la Fundación Células Madre de Nueva York ha conseguido 100 millones de dólares de fondos privados para sus investigaciones. La última de ellas, que fue desvelada el lunes, es especialmente esperanzadora. Un equipo de científicos de su institución ha logrado, por primera vez, usar la clonación terapéutica para lograr células que producen insulina de una paciente que padece diabetes tipo 1. Es decir, las células son capaces de producir la misma sustancia que destruyen y que produce la enfermedad.

Aún quedan muchos años para que de esta investigación pueda salir algo parecido a una terapia. Falta, entre otras cosas, que las trabas legales se conviertan en compromiso político para que países como Estados Unidos apoyen la investigación con células madre embrionarias. La ciencia sigue avanzando, y también lo hace el sentido común. Porque las leyes deberían adaptarse a las necesidades de todos, y no a las creencias de unos pocos.

Más de este autor

El pueblo armado siempre será vencido

La violencia no es, claro, patrimonio de Estados Unidos. Muchas sociedades cultural, económica y socialmente avanzadas son violentas, y también otras que no lo son e, incluso, comunidades de primates como los chimpancés muestran que la violencia forma parte de las relaciones sociales .

Opinión

Demasiado poco, demasiado tarde

Se han publicado cientos de estudios, se han gastado millones de euros en cumbres climáticas, se han realizado protestas y manifestaciones; los que contaminan siguen contaminando.

Opinión

Más en El Subjetivo

Anna Maria Iglesia

Los diarios de mujeres: confinamiento y transgresión

“Cuanto me alegra escapar, para venir a mi página libre” escribía Virginia Woolf el 9 de noviembre de 1939 en su diario, que había comenzado en 1915 y que redactaría hasta el final de sus días, hasta que el 28 de marzo de 1941 decidiera quitarse la vida en las aguas del río Ouse. Escrito […]

Zibaldone