Gabriel González-Andrio

Descansen en paz

Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

Opinión

Descansen en paz

Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

El boom de los selfies es para hacer un estudio sociológico. Seguro que alguien ya lo ha planteado para un tesis doctoral o un “paper” en una revista científica. Porque la gente ha dejado de hablarse, sólo hacen autofotos para decir “yo estuve allí”. Parece que el invento es más viejo que la cal, pero los chinos –que para esto de reinventar son únicos- han logrado que el dichoso palito se convierta en una fiebre incurable y contagiosa.

Ahora unos tíos deciden abrir un concurso en las redes para premiar los mejores selfies junto al cadáver de un familiar, una amigo o un vecino. Me parece de muy mal gusto sacar a tu madre, tu abuelo o tu vecina fea y gorda del quinto en el lecho sin su consentimiento expreso.

Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

Se ha puesto de moda convertir lo más íntimo y sagrado en reuniones o eventos sociales. Ay si algún difunto levantara cabeza justo en mitad de la charanga. A más de uno se le iba a momificar la cara.

Lo mismo que es chocante que haya bodas donde la gente se viste como si fuera a la pasarela Cibeles. Buscan el tocado más estrambótico o el último vestido que llevó Letizia. Todo esto demuestra varias cosas. Que la gran mayoría no tienen personalidad (son catetos disfrazados). Todo lo que suene a evento religioso les hace sentirse como un pulpo en un garaje. Y no lo disimulan. Muy triste.

Descansen en paz.

Más de este autor

El padre del novio

Al parecer la idea nació del padre del impronunciable Üzümcüoglu, quien dijo al diario Serhat Kilis que espera que “si Dios quiere, esto llevará a otros a compartir sus fiestas de bodas con sus hermanos sirios”. Esto es un corazón gigante y lo demás son sueños quiméricos.

Opinión

Profesionales de la vigorexia

Se confirma que la estupidez humana no tiene límites. Es evidente que tenemos que cuidar esta carcasa llamada cuerpo humano, hay que procurar estar razonablemente en forma, sanos, etc, pero sin pasarse de rosca.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jaime G. Mora

Las transiciones del rey

«¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

Opinión

Daniel Capó

Hijos de la ira

«Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

Opinión